CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» La negligencia y la diligencia
Mar 17 Jul 2018 - 6:24 por administrador

» Por que el bautismo?
Mar 17 Jul 2018 - 6:22 por administrador

» La Fé Biblica
Mar 17 Jul 2018 - 6:19 por administrador

» Monterrey Escurla de Prdicacion
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:19 por administrador

» Cristo en los libros de la Biblia.
Jue 21 Mayo 2015 - 21:57 por administrador

» EL HOMBRE DEL MUNDO
Sáb 14 Mar 2015 - 13:23 por administrador

» Hablar en Lenguas.
Vie 20 Feb 2015 - 9:46 por administrador

» Por que Pablo habla de la Cruz?.
Sáb 3 Ene 2015 - 21:57 por administrador

» El Espiritu Santo Creador
Sáb 3 Ene 2015 - 21:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Enero 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


    LA SANA DOCTRINA SEGÚN LAS ESCRITURAS

    Comparte
    administrador
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 323
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 55
    Localización : Monterrey

    LA SANA DOCTRINA SEGÚN LAS ESCRITURAS

    Mensaje  administrador el Mar 2 Mar 2010 - 11:18

    LA SANA DOCTRINA SEGÚN LAS ESCRITURAS

    CAPÍTULO UNO

    ¿QUÉ ES LA IGLESIA?

    CONFUSIÓN: Hay mucha confusión tocante al sentido y a la aplicación de la palabra "iglesia". Es cosa común oír estos días la expresión de "ir a la iglesia" [con un lugar en mente]. Tal expresión no se halla en el Nuevo Testamento, ni autor alguno del Nuevo Testamento hace referencia al lugar de asamblea como la iglesia. La iglesia se compone de los salvos, o sea de los hijos de Dios.

    EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA "IGLESIA"
    La palabra griega traducida "iglesia" es "ek-klesia". Esta palabra no fue originada por Cristo o por sus apóstoles, sino que era muy usada por los de habla griega. Esta palabra nunca tuvo sentido religioso entre los griegos. Quería decir literalmente "los llamados" y fue aplicada a cualquier cuerpo de gente "llamado" y convocado para cierto propósito. En este sentido se usa esta palabra unas cuantas veces en el Nuevo Testamento. En Efeso los plateros incitaron a las multitudes en contra de Pablo. De este tumulto leemos: "Unos, pues, gritaban una cosa, y otros otra; porque la concurrencia (asamblea, Versión Moderna) estaba confusa". (Hech. 19:32). La palabra aquí traducida "concurrencia" (o asamblea) es la misma palabra traducida en otros pasajes como "iglesia". El escribano se dirigió al gentío, diciendo: "Y si demandáis alguna otra cosa, en legítima asamblea se puede decidir" (ver. 39). En este caso la palabra "asamblea" (ekklesia) es aplicada al tribunal regular. "Y habiendo dicho esto, despidió la asamblea". (ver. 41). Dos veces en este capítulo es aplicada la palabra "ek-klesia" al gentío, y una vez a la corte regular. Por lo tanto se ve que en el uso corriente de la palabra era aplicada a cualquier cuerpo de gente reunida con algún propósito.

    POR QUÉ ES APLICADA ESTA PALABRA AL PUEBLO DE DIOS. La palabra "ek-klesia" es aplicada al pueblo de Dios en el Nuevo Testamento porque le describe con exactitud. Ha sido "llamado" del pecado a la santa manera de vivir, "llamado" de las tinieblas a la luz, "llamado" del mundo al reino de Dios. No es llamado del mundo en sentido físico, sino moral y espiritual. "Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece" (Juan 15:19). Ellos eran una iglesia solamente en sentido preparatorio. Todavía no se había establecido la iglesia, ni tenían la fe necesaria para ser miembros de ella. La iglesia, el cuerpo de gente llamada del pecado y redimida por la sangre de Cristo, es una gran asamblea congregada (espiritualmente) bajo la dirección de Cristo, aunque sigue cada miembro ciudadano del país y ocupa su lugar en los negocios de la vida como siempre. Si en verdad uno ha sido llamado del pecado, es miembro del cuerpo llamado tanto en un lugar como en otro. Si uno puede entender debidamente la verdad de que los llamados del pecado a la santa manera de vivir constituyen la iglesia, no será estorbado por la idea errónea de que la iglesia exista solamente cuando esté congregada físicamente. Los llamados son el pueblo de Dios, congregados físicamente o no. Este cuerpo de gente llamado tiene existencia continua. La casa del carcelero era su familia (Hech. 16:34), y la casa de Dios es la familia de Dios (1 Tim. 3:15; Ef. 2:19). Sería absurdo pensar que Dios tenga una familia en un dado lugar solamente cuando los cristianos estén congregados para adorarle.

    EJEMPLO NEOTESTAMENTARIO DE LA PALABRA
    EL SENTIDO GENERAL. La palabra "iglesia" ("ek-klesia") en los pasajes siguientes incluye a todos los salvos, a todos los llamados, en el mundo: Mateo 16:18; Col. 1:18; Ef. 1:22; 5:25; Heb. 12:23. Nunca se congrega este cuerpo entero en una sola asamblea física, sino como un cuerpo de gente llamado del pecado y que constituye una gran hueste espiritual, tiene una existencia verdadera, y todo hijo de Dios en la tierra es miembro de él. Toda persona que por medio de la obediencia se ha separado del pecado es parte de los llamados, parte de la iglesia, la "ek-klesia". Según este empleo de la palabra, hay dos clases de gente-es decir, los que han sido llamados de este mundo y los que no-la "ek-klesia" y el mundo. Así es que toda persona responsable está sirviendo a Dios o a Satanás, caminando en el camino angosto o en el ancho, rumbo al cielo o al infierno, hallándose en la iglesia o en el mundo, como salvo o como no salvo (Mateo 7:13, 14, 24-27; 12:30; Lucas 16:13; Rom. 6:16, 20; Juan 8:34; 1 Juan 3:10; Col. 3:15; Ef. 2:16). Uno que ha sido llamado del pecado es, por virtud de aquel hecho, uno de los llamados, y no tiene que participar en algún acto adicional para juntarse a ellos. Los llamados del pecado constituyen la familia de Dios. Uno llega a ser hijo de Dios por el renacimiento; por medio de este renacimiento llega a ser miembro de la familia de Dios (Juan 3:5). Si un hijo de Dios se junta a otra cosa, tendrá que ser, por lo tanto, a una cosa distinta a la familia de Dios.

    LIMITACIONES GEOGRÁFICAS. La palabra "iglesia" no siempre incluye a todos los salvos en el mundo, sino que a veces incluye solamente a los llamados en un dado lugar, o territorio, como por ejemplo la iglesia en Jerusalén (Hech. 8:1), la iglesia en Corinto (1 Cor. 1:2), las iglesias por toda Judea (Hech. 9:31); pero la idea esencial es la misma que cuando es aplicada al cuerpo entero-es decir, incluye a todos los llamados, los salvos, en el territorio mencionado.

    IGLESIAS LOCALES O CONGREGACIONES. Este empleo de la palabra "iglesia" parece haber sido ignorado en general. En el Nuevo Testamento existe la idea de una congregación local, o sea un cuerpo de gente salva unido para obra y adoración y congregándose en un lugar. Puesto que estas congregaciones no poseían casas de oración, con frecuencia se congregaban en casas particulares (Rom. 16:4,5; Col. 4:15; Fil. 2). La membresía de tales congregaciones no es determinada por límites geográficos. En una ciudad donde hay varias congregaciones, el cristiano decidirá dónde adorar a Dios al considerar varias circunstancias, como por ejemplo la ubicación de la casa de oración, la oportunidad de servir, etc. Así es el caso también en los lugares rurales donde hay muchas congregaciones. Cada cristiano tendrá que resolver por sí mismo estas consideraciones. La iglesia en la calle Zaragoza no se refiere a los cristianos que viven en esa calle, sino a los cristianos que regularmente se congregan para adorar en su casa de oración ubicada en dicha calle, aunque ninguno de ellos viva en ella.

    ¿EN QUÉ IGLESIA O DENOMINACIÓN TENDREMOS LA MEMBRESÍA?
    Si una persona está salva, si ha sido llamada del pecado en el un cuerpo (Col. 3:15). ¿por qué habría de juntarse a otra iglesia? ¿No basta que uno sea cristiano mientras vive y vaya al cielo cuando muera? Ser llamado del pecado a la comunión de Cristo, ser redimido por la sangre de Cristo (1 Ped. 1:18,19), ser miembro de la familia de Dios, debe de satisfacer los anhelos de todo corazón piadoso. Al hijo de Dios le es posible juntarse a alguna denominación, como le es posible a un ciudadano americano juntarse a un tumulto, pero ¿para qué hacerlo? Nadie cree que sea necesario a la salvación la membresía en la Iglesia Bautista; aun los bautistas declaran que no lo es. La Iglesia Bautista no existió hasta el año 1607. Cincuenta años después de la organización de la primera sociedad misionera de entre los bautistas, se convocó una grande asamblea en Kettering, el lugar de su organización, con el propósito de celebrar ese evento. Publicaron un documento oficial en el Baptist Jubilee Memorial. El Sr. Benedict cita este documento, y dice que puede presumirse que todas sus declaraciones fueron aprobadas por toda la denominación. De este documento citamos lo siguiente: "La primera Iglesia Bautista Regular de que tenemos conocimiento tiene fecha del año 1607, y fue fundada en Londres por un Sr. Smyth, quien había sido clérigo en la Iglesia Anglicana. Fue fundada sobre los principios de los Bautistas Generales. En el año 1633 la primera Iglesia Bautista Particular se fundó en Londres bajo la dirección del Sr. Spilsbury" (Benedict, p. 304). Esta cita no expresa la opinión de un solo hombre, sino que fue aprobada por toda la Iglesia Bautista de aquel entonces. El Metodismo lo comenzaron Carlos y Juan Wesley. Este movimiento tuvo principio en forma de sociedades para edificación mutua, la primera de éstas siendo organizada en el año 1729, pero no alcanzó estado de existencia independiente como iglesia autónoma hasta el año 1740 (McTyeire, p. 177). La Iglesia Presbiteriana tuvo su origen en Escocia en el año 1557. Estas iglesias fueron organizadas por los hombres y son desconocidas en el Nuevo Testamento. No obstante es necesario que uno sea miembro de la iglesia de Dios para ser salvo. No es cuestión de si la iglesia salva, porque la iglesia no salva a nadie, pero la iglesia es el cuerpo de Cristo y él es el Salvador del cuerpo: "porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador" (Ef. 5:23). La iglesia del Señor no es denominación-ella incluye a todos los hijos de Dios.
    UN CUERPO. Hay "un cuerpo" (Ef. 4:4). "Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo" (1 Cor. 12:20). "Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos" (Col. 3:15).
    ¿QUÉ ES EL UN CUERPO? "y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia" (Col. 1:18). "...Cristo por su cuerpo, que es la iglesia" (Col. 1:24). Como Cristo tiene solamente un cuerpo, así también tiene solamente una iglesia.
    CRISTO ES LA CABEZA DE LA IGLESIA. "Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia" (Col. 1:18). "...y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo" (Ef. 1:22,23). "Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia" (Ef. 5:23). El oficio de la cabeza es gobernar y controlar al cuerpo, y todo cuerpo funciona según mande la cabeza. Por eso la iglesia ha de mirar a Cristo para recibir de él dirección en todo asunto de obra y adoración. La iglesia no es institución democrática; tampoco es una aristocracia; y los miembros no tienen derecho de gobernar al cuerpo. No debe de intentar una congregación, o parte de ella, imponer a la iglesia una doctrina o llevar a cabo un programa que el Nuevo Testamento no autorice. Esto sería gobierno de tumulto.
    ¿PUEDE UNO SER SALVO FUERA DE LA IGLESIA?
    EL SALVADOR DEL CUERPO. Si uno se halla en la iglesia, uno es parte de aquel cuerpo del cual Cristo es el Salvador. "Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador" ("él mismo Salvador de su cuerpo", Versión Moderna) (Ef. 5:23). La iglesia no salva, pero Cristo la salva a ella.
    SE ENTREGÓ A SÍ MISMO POR LA IGLESIA. "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella" (Ef. 5:25). Todos pueden aprovechar los beneficios de la muerte de Cristo al salir del pecado y hallarse en la iglesia por la cual él se entregó. Solamente tienen promesa de salvación por él los que hacen así. El estudioso puede preguntar si Cristo no murió por todo el mundo. Se le contesta que sí. "Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:2). Esto sólo puede significar que los beneficios de la muerte de Cristo están al alcance de todos.
    GANÓ LA IGLESIA. "...para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre" (Hech. 20:28). Si uno fuera salvo sin hallarse en la iglesia, sería salvo sin haber sido ganado por la sangre de Cristo.
    LA RECONCILIACIÓN. La necesidad absoluta de la reconciliación con Dios es reconocida por todo cristiano. Esta reconciliación se lleva a cabo en el un cuerpo. "Y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo" (Ef. 2:16).
    LA SALVACIÓN EN CRISTO. "...para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna" (2 Tim. 2:10). Hallarse en Cristo es hallarse en su cuerpo, la iglesia. El apóstol Pablo afirma que los hermanos de Roma habían sido bautizados en Cristo (Rom. 6:3), y luego afirma que eran "un cuerpo en Cristo" (Rom. 12:5). Si uno puede ser salvo sin hallarse en el cuerpo, la iglesia, es salvo sin hallarse en Cristo.
    LA CASA DE DIOS. "Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad". (1 Tim. 3:15). La casa de Noé era su familia (Heb. 11:7). La casa del carcelero era la familia de él (Hech. 16:34). Se sigue, pues, que la casa de Dios es la familia de Dios. En sentido espiritual hay dos familias en el mundo: la familia de Dios y la de Satanás. La familia de Dios se compone de sus hijos. Si uno ha nacido de nuevo es hijo de Dios y miembro de la familia de Dios. Afirmar que uno está salvo sin hallarse en la iglesia es decir que hay salvación sin el renacimiento, porque por el renacimiento uno entra en la familia de Dios.
    LA FAMILIA DE DIOS. "Así pues no sois ya más extranjeros y transeúntes, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios" (Ef. 2:19, Versión Moderna). Todos los que no son de la casa de Dios son extranjeros-no son ciudadanos.
    LA ACTITUD DE MUCHOS HACIA LA IGLESIA
    No nos olvidemos de que la iglesia es la institución del Señor comprada con su sangre. Detestable es aquel espíritu que profesa reverencia por Cristo y se burla de su iglesia o habla de ella a la ligera. Eso indica falta del respeto debido a las cosas sagradas, y muestra ignorancia de la relación entre Cristo y su iglesia. Cuando Pablo perseguía a la iglesia, perseguía a Cristo (Hech. 22:7). Hablar ligeramente de la iglesia es tratar a Cristo con desprecio porque la iglesia es el cuerpo de Cristo (Col. 1:18-24). No puede uno reverenciar a Cristo y al mismo tiempo tener en poco a su cuerpo. Muchos miembros de la iglesia no la aman como es debido. "...Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella" (Ef. 5:25). "...la cual él ganó por su propia sangre" (Hech. 20:28). Ella es su esposa y él la ama más tiernamente que cualquier hombre jamás haya amado a su esposa (Ef. 5:25). Ella es su cuerpo espiritual, y él ama ese cuerpo más que a su cuerpo físico, porque dio su cuerpo físico por él. Ningún cristiano que usa bien su mente pensaría en dañar o destruir la iglesia, que es el cuerpo de Cristo. Preferiría haber sido uno del tumulto sanguinario que crucificó el cuerpo físico de Cristo, que ser culpable de destruir su cuerpo espiritual. Sin embargo, ¡cuántos llamados cristianos hay que propagarán obstinadamente una ambición egoísta hasta hacer pedazos el cuerpo de Cristo y destruirlo! Tales personas no tienen el espíritu de Cristo. "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es" (1 Cor. 3:16,17).
    * * *
    Temas para investigación y estudio:
    1. El nombre de la iglesia.
    2. La parábola de la vid y los pámpanos (Juan 25:17).
    3. La familia como tipo de la iglesia.
    4. La iglesia como cuerpo.
    5. Los beneficios que reciben los vecinos de la iglesia.
    * * *
    Preguntas:
    1. ¿A qué se aplica la palabra "iglesia" en el Nuevo Testamento?
    2. ¿Qué significa la palabra griega "ekklesia?"
    3. Dénse los varios empleos de la palabra.
    4. ¿Por qué fue aplicada al pueblo de Dios?
    5. ¿En qué sentido es llamado y congregado el pueblo de Dios?
    6. ¿Cuándo es uno miembro de la iglesia?
    7. Pruébese que la casa de Dios es la familia de Dios.
    8. Discútase la palabra "iglesia" en sentido general. Cítense pasajes.
    9. ¿Cuántas clases de hombres hay en el mundo?
    10. ¿Cuántos caminos y destinos ?
    11. Cíntense pasajes y dénse las referencias.
    12. ¿Puede uno "juntarse" al camino angosto?
    13. Indíquese cuándo la palabra "iglesia" no quiere decir todos los salvos.
    14. Indíquese dónde la palabra "iglesia" no quiere decir todos los salvos.
    15. Muéstrese que la palabra "iglesia" es aplicada a un cuerpo organizado de adoradores.
    16. ¿Es uno siempre miembro de la congregación más cerca a él?
    17. ¿Qué es una congregación local? Cite y dé referencias.
    18. ¿Por qué habría uno de juntarse a una denominación?
    19. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Bautista General, y cuándo fue?
    20. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Bautista Particular, y cuándo fue?
    21. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Metodista, y cuándo fue?
    22. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Presbiteriana, y cuándo fue?
    23. ¿Dónde tuvo principio la iglesia de Cristo, y cuándo fue?
    24. ¿Salva la iglesia?
    25. ¿A qué salva Cristo?
    26. Pruébese que hay "un cuerpo". Dénse los pasajes.
    27. Cite, probando que Cristo es la cabeza de la iglesia. Dése la referencia.
    28. Discútase la relación que tienen la cabeza y los miembros.
    29. ¿Puede uno ser salvo fuera de la iglesia? Cítese Efesios 5:23.
    30. ¿Cómo puede uno aprovechar los beneficios de la muerte de Cristo?
    31. Tocante a esto, discútase Hechos 20:28.
    32. ¿En qué se reconcilia la gente?
    33. ¿Dónde está la salvación?
    34. ¿Cómo entramos en Cristo? Dése la referencia.
    35. ¿Qué es la casa de Dios?
    36. ¿Cómo entramos en la familia de Dios?
    37. ¿Cómo puede uno ser hijo de Dios y no parte de su familia?
    38. Discútase Efesios 2:19.
    39. ¿Con qué precio fue comprada la iglesia? Cítese el pasaje.
    40. ¿No murió Cristo por todos los hombres?
    41. ¿Cómo puede uno aprovechar los beneficios de su muerte?
    42. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud hacia la iglesia?
    43. ¿Qué indica el desprecio a la iglesia?
    44. ¿En qué forma perseguía Pablo a la iglesia?
    45. ¿Hasta qué grado amó Cristo a la iglesia?
    46. Discútase la comparación hecha por Pablo en Efesios 5:25.
    47. Pruébese que Cristo amó más su cuerpo espiritual que su cuerpo físico.
    48. Discútase lo de destruir a la iglesia.
    49. Dése el significado de 1 Cor. 3:16,17.
    CAPÍTULO DOS

    EL ESTABLECIMIENTO DE LA IGLESIA
    El hecho de que en los días de los apóstoles había una institución llamada "la iglesia de Dios" (1 Cor. 1:2), "iglesia de los primogénitos" (Heb. 12:23), "el reino de los cielos" (Mateo 16:18,19), no lo ponen en tela de duda los creen a la Biblia.
    En un sentido general, Jehová siempre ha gobernado sobre toda su creación. En sentido especial, el reino de Israel era su reino, pero éste no es la institución que Cristo adquirió con su propia sangre, y sobre la cual él reina ahora. Jehová dio a su Hijo la obra de someter al hombre. El Hijo ha de reinar por el poder del evangelio sobre los que se sometan a su autoridad, hasta que haya destruido toda rebelión y todo enemigo (1 Cor. 15:23-28). Este reinado de Cristo principió aquél día de Pentecostés después de su resurrección. Lo que dicen autoridades Bautistas: "El día de Pentecostés fue el día del nacimiento de la iglesia de Cristo. Lo que existía antes como germen luego brotó en plena existencia". (Vedder, p. 14). "Entonces recibieron la doctrina de los apóstoles tres mil personas, fueron bautizadas, y el mismo día fueron añadidas al número de discípulos que ya existía en Jerusalén. Es aquí que contemplamos el principio del establecimiento del reino de Cristo en el mundo; o sea la fundación de la primera Iglesia Cristiana" (Jones' Church History, Vol. I, p. 67).
    "Esta asamblea cristiana, siendo la primera, es también la iglesia matriz en la dispensación cristiana" (Orchard, Vol. I. p. 7). "La primera asamblea, o iglesia, fundada por los apóstoles, era aquella en Jerusalén" (Orchard, Vol. II, p. 31).
    "La primera iglesia fue formada en Jerusalén, y ésta pronto vino a ser la madre de las demás en los varios países. Ya se ha manifestado que la primera iglesia fue organizada en la ciudad de Jerusalén, después de la ascensión de Jesús, y fue constituida enteramente de creyentes" (J. B. Jeter, en Baptist Principles Reset, pp. 21, 27).
    DIFERENTES TEORÍAS
    Algunos afirman que no importa saber cuándo fue establecida la iglesia. En esto se equivocan, porque si uno no está correcto en cuanto al principio de la iglesia, puede errar igualmente tocante a las condiciones de salvación. Toda verdad bíblica importa a los que aman a la Biblia.
    Respecto a cuándo principió la iglesia, no están de acuerdo los metodistas, presbiterianos, y otros grupos semejantes. Algunos dicen que la principió Adán; otros, que Abel; y otros que Abraham. Algunos bautistas enseñan que se principió cuando Cristo seleccionó a los apóstoles.
    LA IGLESIA Y EL REINO
    Los que tratan de hacer distinción entre la "iglesia" y el "reino", a causa de los sentidos distintos de las dos palabras, no son lógicos. La idea de gobierno no está relacionada con la palabra griega ekklesia, "iglesia". Esta palabra griega es aplicada al pueblo de Dios porque es un cuerpo compuesto de gente llamada del pecado a la santa manera de vivir. Este cuerpo de gente tiene que tener un gobierno. Siendo gobernado por Cristo el Rey, es un reino (Col. 1:13; Apoc. 1:9). Como cuerpo de gente llamada del pecado, es una ekklesia, iglesia; como organismo, es el cuerpo de Cristo; como gobierno, es un reino.
    UN CUERPO. Si la iglesia es una institución o cuerpo espiritual, y el reino es otro, entonces se sigue que hay dos cuerpos espirituales. Esto contradice claramente a Pablo, que declara que hay un cuerpo (Ef. 4:4).
    LAS LLAVES DEL REINO. Cristo le dijo a Pedro: "..sobre esta roca edificaré mi iglesia...y a ti te daré las llaves del reino de los cielos" (Mateo 16:18,19). Es evidente que en este pasaje Cristo se refiere a una institución solamente. Es evidente que a Pedro le prometió las llaves de la institución que se propuso edificar.
    LA CENA DEL SEÑOR. Al instituir la cena del Señor, Jesús dijo: "Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel" (Lucas 22:29,30). Además, al escribir a la iglesia de Corinto (1 Cor. 1:2), Pablo dice que ella tenía la mesa del Señor (1 Cor. 10:21; 11:18-34). ¿Hay dos mesas? Si la iglesia y el reino son instituciones distintas, puesto que el Señor dijo que se halla la mesa en el reino, ¿Quién la quitó del reino para ponerla en la iglesia?
    EL REINO EXISTE HOY
    Nadie que profese ser cristiano niega la existencia de la iglesia; ni puede, lógicamente, negar tampoco la existencia del reino, porque puesto que los miembros de la iglesia no tienen voz ni voto en formular las leyes por las cuales ser gobernados, la iglesia es necesariamente un reino. Jesús, como Cabeza de la iglesia, tiene toda autoridad (Mateo 28:18; Ef. 1:21,22; Col. 1:18).
    TRASLADADOS AL REINO. Pablo declara que los hermanos en Colosas habían sido trasladados al reino (Col. 1:13).
    JUAN ERA PARTICIPANTE EN EL REINO. Juan afirma que él era participante en el reino (Apoc. 1:9).
    EL REINO EN PREPARACIÓN
    Antes del establecimiento de cualquier gobierno, u organización, debe haber el trabajo de enseñar, de inquietar, y de despertar en la gente un interés por los principios de la institución que ha de ser establecida. Los profetas hablaban con frecuencia de la venida de Cristo y del establecimiento de su reino en la tierra (Is. 9:6,7; Dan. 2:44). La predicación de Juan el Bautista, y la de Jesús y de sus apóstoles durante el ministerio personal de Jesús, servía para producir más interés en la gente por el reino que había de venir.
    EL REINO CERCA. Durante el período de preparación se hizo con frecuencia la declaración de que el reino vendría pronto. Juan predicaba: "...el reino de los cielos se ha acercado" (Mat. 3:2). Después de su bautismo y tentación, Jesús predicó: "..el reino de los cielos se ha acercado" (Mat. 4:17). Cuando él nombró a los doce apóstoles, los envió a predicar que "el reino de los cielos se ha acercado" (Mat. 10:7). Cuando envió a los setenta, los mandó a predicar que "se ha acercado a vosotros el reino de Dios" (Luc. 10:9). Al tiempo de enviar a los doce y a los setenta, el reino era todavía cosa del futuro.


    ¿CUÁNDO FUE ESTABLECIDO?
    MIENTRAS QUE VIVÍAN ALGUNOS DE LOS DOCE. "...sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos" (Mateo 16:18,19). Puesto que había de recibir las llaves mientras que estaba en la tierra, seguramente fue establecido el reino antes de su muerte. "Pero os digo en verdad, que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que vean el reino de Dios" (Lucas 9:27). Ya ha sido establecido el reino, o de otra manera algunos de estos discípulos todavía viven. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino" (Lucas 12:32). Esto prueba decisivamente que el reino había de ser establecido mientras que los discípulos de Cristo eran todavía una "manada pequeña". Por causa de esta enseñanza, los discípulos naturalmente esperaban el reino. "Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente" (Lucas 19:11). La expectación de que viniera el reino de Dios durante la estadía de Cristo con sus discípulos no fue limitada a los doce, sino que era compartida por todo el cuerpo de discípulos, como es evidente por la demostración hecha en la entrada de Cristo a Jerusalén (Marcos 11:8-10).
    JOSÉ ESPERABA EL REINO. No era José solamente un discípulo de Jesús (Mateo 27:57), sino también un miembro del Sanedrín judaico. El esperaba con otros el reino. "José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino..." (Marcos 15:43). Poco antes de la ascensión todavía esperaban el reino (Hechos 1:6).
    VENÍA CON PODER. También les dijo: "De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder" (Marcos 9:1). El poder mencionado en este pasaje es aquel conferido a los apóstoles por el bautismo del Espíritu Santo. No podía venir el reino de Dios sin este poder. Después de su resurrección, en la presentación de la Gran Comisión, Cristo dijo a los apóstoles: "pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto" (Lucas 24;46-49). Un poco antes de su ascensión dijo: "mas recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo" (Hechos 1:8, Versión Moderna). "Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen" (Hechos 2:1-4). Así, el primer día de Pentecostés después de la resurrección de Cristo, vino el poder para hacer que los apóstoles pudieran revelar las leyes del reino y confirmar esta revelación con milagros. El reino había de venir con poder. A la persona que lee el segundo capítulo de los Hechos le es claro que ese poder vino en ese día. Por lo tanto, ése es el día en que nació la iglesia de Cristo.
    PRINCIPIO DE REMISIÓN EN EL NOMBRE DE CRISTO. "Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén" (Lucas 24:46,47). Este pasaje enseña que después de la resurrección de Cristo por primera vez se predicaría en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados, comenzando desde Jerusalén. Antes de predicar esto, habían de esperar la promesa del Espíritu Santo (Lucas 24:49). El Espíritu Santo vino el día de Pentecostés (Hechos 2:1-4). En aquel día Pedro predicó: "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados" (Hechos 2:38). Esto señala a este día como el día del principio de la iglesia. Algunos años después, Pedro se refiere a este día como el principio (Hechos 11:15).
    LOS POSTREROS DÍAS. "Y acontecerá que en los postreros días, el monte de la Casa de Jehová será establecido como cabeza de los demás montes, y será ensalzado sobre los collados; y, como ríos fluirán a él todas las naciones" (Isaías 2:2, Versión Moderna). Nótese que dice Isaías que cuando fuera establecida la casa de Jehová, todas las naciones correrían a ella. Pablo declara que la casa de Dios es la iglesia (1 Tim. 3:15). Esta profecía no podía ser cumplida durante la vigencia de la ley de Moisés, porque mientras duraba la ley no podían ser admitidos los gentiles. Además, durante el ministerio personal de Jesús, él prohibió que los apóstoles predicaran a otros que no fueran judíos (Mateo 10:5,6). La ley tuvo que ser quitada antes de que pudiera establecerse un reino para todas las naciones. La ley se terminó en la cruz (Col. 2:14). "Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz" (Efesios 2:14,15). En este pasaje se declara que este nuevo hombre, o iglesia, no podría ser creado hasta que fuera abolida la ley. Entonces todas las naciones podrían fluir a ella.
    LA PALABRA DESDE JERUSALÉN. Al seguir con la cita de Isaías tenemos estas palabras: "Pues caminarán muchos pueblos, diciendo: ¡Venid, y subamos al monte de Jehová, a la Casa del Dios de Jacob! y él nos enseñará en cuanto a sus caminos, y nosotros andaremos en sus senderos; porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová" (Is. 2:3, Versión Moderna). Sión era una sección de Jerusalén (2 Sam. 5:6,7). No hay diferencia alguna entre "la ley" mencionada en este pasaje y "la palabra de Jehová". Por lo tanto, esta profecía declara que las leyes de este nuevo reino serían predicadas primeramente en Jerusalén. No pudo cumplirse en la predicación de Juan, porque él no predicó en Jerusalén; tampoco puede referirse a la predicación de Cristo durante su ministerio personal; pero sí llena los requisitos de la Gran Comisión, que era para todas las naciones comenzando desde Jerusalén. Ésta comenzó a llevarse acabo cuando los apóstoles recibieron el Espíritu Santo (Lucas 24:49; Hechos 2). Esto muestra conclusivamente cuándo comenzó a publicarse la ley desde Jerusalén, y no deja ninguna duda respecto a cuándo fue establecido el reino.
    LA EXALTACIÓN DE CRISTO. "Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido". (Daniel 7:13,14). El "hijo de hombre" es Cristo, y el "Anciano de días" es Jehová. Al Hijo de hombre le fue dado dominio cuando vino al Anciano de días en las nubes. Esta profecía concuerda con la parábola que habló Jesús a sus discípulos: "Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver". (Lucas 19:11,12). Los dos pasajes enseñan que Jesús había de partir a una provincia lejana, y venir al Anciano de días en una nube, y recibir un reino para sí mismo. ¿Cuándo fue Jesús al Padre en las nubes? "Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado; y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos" (Hech. 1:9). Recibió dominio, o un reino, después de ascender al Padre en las nubes. "Quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, y autoridades, y potestades" (1 Ped. 3:22). "Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra" (Fil. 2:8-10). Este pasaje enseña que fue exaltado después de su muerte en la cruz. También Pablo declara que cuando Dios le levantó de los muertos le colocó "a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo". (Ef. 1:20-23). Después de levantado de los muertos, fue hecho cabeza de la iglesia. "El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados". (Hechos 5:30,31). Después de su resurrección, fue exaltado a la diestra de Dios para ser Príncipe y Salvador.
    * * *
    Temas para investigación y discusión:
    1. La segunda venida de Cristo.
    2. La iglesia y el reino.
    3. ¿Por cuánto tiempo ha de reinar Cristo?
    4. La autoridad en el reino.
    5. El crecimiento del reino.
    6. Malas tendencias de democracia en el Reino.
    * * *
    Preguntas:
    1. Cítese un pasaje, probando así que existe la iglesia.
    2. ¿En qué sentido reina Dios sobre todo el mundo?
    3. ¿En qué sentido reinaba Dios especialmente sobre Israel?
    4. ¿Sobre quiénes reina Cristo?
    5. ¿Por cuánto tiempo ha de reinar Cristo? Cítese pasaje.
    6. ¿Cuándo comenzó a reinar?
    7. ¿Cuándo fue establecida la iglesia según algunos bautistas?
    8. ¿Por qué es importante saber cuándo dio principio la iglesia?
    9. Dénse algunas teorías tocante al tiempo del establecimiento de la iglesia.
    10. ¿Qué quiere decir la palabra "iglesia"?
    11. ¿Qué es un reino?
    12. ¿Qué forma de gobierno tiene la iglesia?
    13. ¿Qué es un gobierno democrático?
    14. ¿Quién reina sobre la iglesia?
    15. ¿Quién establece las leyes?
    16. ¿Cuántos cuerpos espirituales hay?
    17. Cítese Mateo 16:18,19. Pruébese que la iglesia y el reino son la misma cosa.
    18. ¿Dónde se halla la mesa del Señor? Cítese Lucas 22:29,30.
    19. ¿Se halla la mesa del Señor en la iglesia? 1 Cor. 10:21; 11:18,34.
    20. ¿Prueba esto que hay dos mesas o que hay una sola institución?
    21. Pruébese que el reino existe.
    22. ¿Qué precede al establecimiento de un nuevo gobierno?
    23. ¿Por qué se interesaba la gente en el reino que venía?
    24. Pruébese que el reino fue establecido antes de la muerte de todos los apóstoles. Cítese pasaje.
    25. Pruébese que el reino fue establecido mientras que eran los discípulos todavía una "manada pequeña".
    26. ¿Qué prueba hay de que pensaban los discípulos que luego había de ser manifestado el reino?
    27. Pruébese que esperaban los discípulos el reino. Cítese pasaje.
    28. Discútase la venida del reino, la potencia, y el Espíritu. Cítese pasajes.
    29. ¿Cuándo comenzó a predicarse la remisión de pecados en el nombre de Cristo? Cítense pasajes.
    30. ¿Cuándo se comenzó a predicar el arrepentimiento y la remisión de pecados? Dése la prueba.
    31. ¿Qué quiere decir la frase "los postreros días"?
    32. ¿Qué es la casa de Jehová? Cítese pasaje.
    33. Pruébese que Isaías 2:2 no podía ser cumplida bajo la ley de Moisés. Cítese pasaje.
    34. ¿Dónde está Sión?
    35. Muéstrese cuando "todas las naciones" podrían venir a la casa de Jehová. Cítese pasaje.
    36. ¿De dónde salió la "ley", y la "palabra"? ¿Cuándo?
    37. ¿Qué enseñan Dan. 7:13,14 y Lucas 19:11,12? Cítense los pasajes.
    38. ¿Cuándo fue Jesús al Padre en las nubes? Cítese.
    39. ¿Cuándo fue exaltado Jesús? Cítese.
    40. ¿Qué poder le fue dado a Jesús cuando fue exaltado? Cítese pasaje.
    41. ¿Cuándo llegó a ser Jesús "Príncipe y Salvador"?
    42. ¿Cuándo fue hecho Jesús cabeza de la iglesia? Cítese pasaje.
    CAPÍTULO TRES

    EL ESTABLECIMIENTO DE LA IGLESIA
    (Continuación)
    CRISTO, SACERDOTE Y REY EN SU TRONO. "Y le hablarás diciendo: así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: He aquí el varón cuyo nombre es Pimpollo, el cual germinará de su lugar, y edificará el templo de Jehová; él edificará el templo de Jehová y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono, y será sacerdote en su solio; y consejo de paz será entre ambos a dos" (Zac. 6:12,13, revisión 1909). Cristo había de ser Sacerdote y Rey en su trono. Era sacerdote según el orden de Melquisedec. Para ser sacerdote según el orden de Melquisedec, tiene que ser sacerdote y rey al mismo tiempo (Heb. 7:1).
    CONSTITUIDO SACERDOTE DESPUÉS DE LA LEY. "Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre" (Heb. 7:28).
    NO SERÍA SACERDOTE SOBRE LA TIERRA. "Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley" (Heb. 8:4). No llegó, pues, a ser sacerdote hasta que ascendió al cielo. Puesto que es sacerdote en su trono, no se sentó en el trono hasta que fue al cielo.
    EL TRONO DE DAVID. "Y se sentó Salomón en el trono de David su padre" (1 Reyes 2:12). "Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre" (1 Crón. 29:23). En estos pasajes se ve que el trono de David y el trono de Jehová son el mismo. "Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre" (Is. 9:6,7). Esta promesa de que Cristo se iba a sentar en el trono de David fue renovada en el Nuevo Testamento: "Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin" (Luc. 1:32,33). Desde estos pasajes se observa que Jehová prometió darle a su Hijo el trono de David, y que el trono de David es el trono del Señor. El trono de Jehová está en el cielo. "Jehová está en su santo templo; Jehová tiene en el cielo su trono" (Sal. 11:4). "Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono" (Apoc. 3:21). No hay diferencia entre el trono de Cristo, el trono de Jehová, y el trono de David. Se habla como de David porque él lo ocupó. "Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción" (Hech. 2:30,31). Este pasaje declara que Cristo no se sentó en su trono hasta después de su resurrección.
    JESÚS GLORIFICADO. La madre de los hijos de Zebedeo le hizo a Jesús esta petición: "Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda" (Mateo 20:21). Jacobo y Juan participaron con ella en hacer esta petición: "Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda" (Mar. 10:37). Al registrar estos asuntos los escritores emplearon las palabras "reino" y "gloria" alternativamente. Si podemos determinar cuándo entró Cristo en su gloria, entonces sabremos cuándo entró en su reino. "Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado" (Juan 7:39). "¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?" (Luc. 24:26). De estos pasajes se deduce que Cristo no fue glorificado antes de su muerte. Entrar en su gloria y entrar en su reino son la misma cosa. Se sigue necesariamente, pues, que no estaba en su reino hasta que ascendió a la gloria. "Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria." (1 Tim. 3:16). El Espíritu había de ser dado cuando Cristo fuera glorificado (Juan 7:38,39). Pero el Espíritu fue dado en el primer Pentecostés después de la resurrección de Cristo (Hech. 2:14). Pedro confirma esto aún más: "Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís" (Hech. 2:33). De aquí se ve que en este Pentecostés él entró en su gloria, su reino.
    LA RESURRECCIÓN DE CRISTO NECESARIA A LA EXISTENCIA DE LA IGLESIA. Cualquier cosa necesaria a la existencia de iglesia ahora siempre ha sido necesaria para su existencia. Si es necesario que uno crea hoy en la crucifixión y la resurrección de Cristo para venir a ser miembro de la iglesia, ¿no ha sido necesaria siempre la fe para membresía en la iglesia? Durante el ministerio personal de Cristo no podía creer nadie que Cristo hubiera muerto, sido sepultado y resucitado al tercer día, por la simple razón de que no era verdad (todavía). Si Cristo no hubiera sido levantado, habría sido en vano toda la predicación de los apóstoles (1 Cor. 15:14). Un cuerpo de gente en Corinto fue llamado la iglesia de Dios (1 Cor. 1:2). ¿Qué creyeron? ¿o acaso su fe no tuvo nada que ver con la membresía en la iglesia? Pablo declara que les predicó el evangelio; que la primera cosa que les predicó fue "Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día" (1 Cor. 15:3,4). Aunque algunos se habían apartado de la fe, todos eran creyentes en el tiempo de venir a ser miembros de la iglesia, porque Pablo declaró que ellos recibieron lo que él les había predicado (1 Cor. 15:1); también se dice que: "muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados" (Hech. 18:8).
    SI LA IGLESIA FUE ESTABLECIDA ANTES DE QUE CRISTO MURIERA-
    1. Lo fue bajo la comisión limitada (Mat. 10:7).
    2. Lo fue bajo la ley de Moisés. Esto es imposible, porque dice Pablo que la ley tuvo que ser quitada antes de que pudieran los cristianos ser casados con Cristo (Rom. 7:1-4). "Quita lo primero, para establecer esto último" (Heb. 10:9).
    3. Lo fue antes que la remisión de pecados. "Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados" (Heb. 10:1-4).
    4. No estaba redimida. "Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna" (Heb. 9:15).
    5. Lo fue antes de que Cristo fuera sacerdote. "Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote" (Heb. 8:4).
    6. Lo fue antes de que Cristo fuera constituido cabeza (Ef. 1:20,22).
    7. Lo fue antes de que los apóstoles pudieran predicar a Cristo (Mat. 16:21).
    8. Lo fue antes de que estuvieran en el reino (Mat. 18:1-8).
    9. Lo fue antes de que se sentara Cristo en el trono (Hech. 2:30,31).
    ALGUNAS OBJECIONES DISCUTIDAS
    Al discutir este tema hallamos que el oponente raramente hace un esfuerzo serio para derribar los argumentos presentados en esta lección, pero comúnmente se contenta con presentar objeciones, algunas de las cuales ahora discutimos.
    1. Se reclama que Jesús era rey mientras estaba en la tierra, y por lo tanto tenía reino. Este argumento descansa en Juan 18:37. Si esta afirmación de que Cristo era rey prueba que tenía reino en aquel entonces, también se puede probar que tenía reino cuando nació porque nació rey (Mat. 2:2). Esto prueba demasiado para nuestros amigos bautistas. Se dice con frecuencia de un niño de padres ricos que es rico, aún antes de que posea algo en su propio derecho.
    2. Se argumenta que algunos se esforzaron a entrar en el reino (Luc. 16:16), y que algunos no fueron dejados entrar en él (Mat. 23:13) durante el ministerio personal de Cristo, y que por eso ya existía el reino. Sin embargo, los que así arguyen parecen ignorar el hecho de que hubo tiempo de preparación, y que en este estado de preparación del reino la gente podía entrar y entró. En el establecimiento de cualquier gobierno, hay primero tiempo de preparación, tiempo en que se debaten y se promulgan los principios del gobierno anticipado. La gente es enseñada, se levanta un interés en el nuevo gobierno que resulte en el rechazamiento del viejo y en el apoyo del nuevo. En seguida hay una separación formal del viejo, y después una inauguración formal del nuevo. Así fue con el establecimiento del gobierno de los Estados Unidos. Se discutían los principios de la libertad política, y aprendía la gente por experiencia amarga de la intolerancia del gobierno inglés. Como resultado, declararon formalmente su independencia en el año 1776. Después de ganar su independencia por la fuerza de las armas, organizaron y adoptaron una forma permanente de gobierno. La independencia fue declarada en el año 1776, el tratado de paz con la Gran Bretaña fue firmado en el año 1783, los Estados ratificaron la Constitución en el año 1787, y fue puesta en vigor en el año 1789. El 4 de marzo de 1789, marca el principio del presente gobierno constitucional de los Estados Unidos. Pero antes del establecimiento del gobierno de los Estados Unidos la gente se esforzó a entrar al gobierno en su estado preparatorio, y el gobierno en ese estado sufría violencia, y los "Realistas" hacían todo lo posible para no dejar entrar en él a la gente. En el establecimiento del reino de Cristo, los principios del nuevo gobierno venidero fueron diseminados, se levantó un interés entre la gente, y luego fue quitada formalmente la ley de Moisés y se siguió una inauguración formal del nuevo gobierno el día de Pentecostés.
    En la reedificación del templo en Jerusalén, Ciro entregó los vasos del templo a Sesbasar, y le dijo: y le dijo: "Toma estos utensilios, vé, y llévalos al templo que está en Jerusalén" (Esdras 5:15). En aquel entonces ni siquiera estaban puestos los fundamentos del templo.
    3. Se afirma que Jesús dio una ley de disciplina para la iglesia antes de su muerte, y que por eso la iglesia existía en aquel tiempo (Mat. 18:15-18). Los argumentos ya presentados prueban concluyentemente que no existía la iglesia en el tiempo que Jesús habló estas palabras, y tiene que seguirse que estas palabras fueron usadas para enseñar a los discípulos la ley por la cual habrían de ser gobernados cuando la iglesia fuera establecida.
    4. Se afirma que la cena del Señor es una ordenanza de la iglesia, y que, siendo instituida durante el ministerio personal de Jesús, la iglesia también existía en aquel entonces. Los que argumentan así también afirman que el bautismo es una ordenanza de la iglesia, sin embargo, según la propia teoría de ellos, Juan y Jesús bautizaban antes del establecimiento de la iglesia. Si el bautismo, que llaman ellos una ordenanza de la iglesia, podía existir antes de que comenzara la iglesia, ¿por qué no podía también existir la cena del Señor antes de que comenzara la iglesia?
    EDIFICARÉ MI IGLESIA
    Unos dieciocho meses después de concertar a los apóstoles Jesús, dijo: "Edificaré mi iglesia" (Mat. 16:18). La palabra "edificaré" indica acción futura. No puede estar correcta ninguna teoría que proponga el establecimiento antes de esta fecha. Para escapar la fuerza del lenguaje de Cristo como está usado en este pasaje, algunos argumentan que la palabra traducida "edificar" quiere decir engrandecer o aumentar. La palabra no tiene tal sentido en este pasaje, ni nadie argumentaría así si no fuera por el hecho de que su posición respecto al establecimiento de la iglesia le obliga a tal interpretación falsa.
    * * *
    Temas para investigación y discusión:
    1. La iglesia y el tabernáculo.
    2. Los beneficios del reinado de Cristo al mundo.
    3. El principio y el fin del reinado de Cristo.
    4. La relación del Rey y sus súbditos.
    5. Las bendiciones de la ciudadanía en el reino.
    * * *
    Preguntas:
    1. ¿Cuál es el oficio de un sacerdote?
    2. ¿Qué significa la frase "sacerdote según el orden de Melquisedec"?
    3. ¿Cuándo fue Cristo hecho sacerdote? 4. ¿Por qué no podía ser sacerdote en la tierra? Cítese pasaje.
    5. Pruébese que era sacerdote y rey al mismo tiempo.
    6. Pruébese que los tronos de Jehová, de David, y de Cristo son el mismo. Cítese.
    7. Pruébese que a Cristo le fue prometido el trono de David. Cítese pasaje.
    8. ¿Dónde está el trono de Jehová? Cítese pasaje.
    9. ¿Está Cristo en el trono? Cítese pasaje.
    10. Pruébese que Cristo fue resucitado para sentarse en el trono. Cítese pasaje. 11. ¿Cuándo se sentó en el trono?
    12. ¿Qué petición hizo la esposa de Zebedeo por sus hijos?
    13. Nombre algunos hijos de Zebedeo.
    14. Muéstrese que "reino" y "gloria" son términos usados intercambiablemente.
    15. ¿Cuándo fue dado el Espíritu? Cítese.
    16. ¿Cuándo entró Cristo en su gloria? Cítese pasaje.
    17. ¿Cuándo entró en su reino? Cítese pasaje.
    18. ¿Es necesaria la resurrección de Cristo para la existencia de la iglesia?
    19. ¿Tiene algo que ver nuestra fe con nuestra membresía en la iglesia?
    20. ¿Creyeron los corintios en la resurrección de Cristo?
    21. ¿Puede uno creer el evangelio y no creer en la resurrección de Cristo?
    22. ¿Qué fue la "comisión limitada"? 23. ¿Cuándo fue quitada la ley de Moisés? Cítense pasajes.
    24. ¿Podía haber sido establecida la iglesia bajo la ley de Moisés? ¿Por qué?
    25. ¿Fueron remitidos para siempre los pecados bajo la ley? Cítense pasajes.
    26. ¿Cuándo fue predicada por primera vez la remisión de pecados en el "nombre de Cristo?" Cítese.
    27. Si la iglesia estaba bajo la ley, ¿estaba redimida?
    28. Si existía la iglesia antes de la muerte de Cristo, ¿fue él Sacerdote? ¿Por qué?
    29. ¿Cuándo fue Cristo hecho cabeza de la iglesia? Cítese pasaje.
    30. ¿Había discípulos en el reino durante el ministerio personal de Cristo? Cítese.
    31. ¿Nació rey Cristo? Cítese pasaje.
    32. ¿Por qué no tenía reino en el tiempo de su nacimiento?
    33. ¿Cómo se esforzó la gente a entrar en el reino antes de que fuera establecido?
    34. ¿Cómo se le impidió a la gente entrar en el reino?
    35. ¿Cual es el proceso para desarrollar y establecer un gobierno?
    36. ¿Cómo fueron traídos los utensilios al templo antes de que fuera levantado? 37. ¿Qué diremos de la ley de la disciplina de la iglesia? Cítela.
    38. ¿Es la cena del Señor una ordenanza del Señor o de la iglesia?
    39. ¿Podían tomar la cena antes de que fuera establecida la iglesia?
    40. ¿Qué significa "edificaré"?
    41. ¿Cuándo dijo Cristo: "edificaré mi iglesia"? Cítese pasaje.


    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Miér 23 Ene 2019 - 9:57