CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» La negligencia y la diligencia
Mar 17 Jul 2018 - 6:24 por administrador

» Por que el bautismo?
Mar 17 Jul 2018 - 6:22 por administrador

» La Fé Biblica
Mar 17 Jul 2018 - 6:19 por administrador

» Monterrey Escurla de Prdicacion
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:19 por administrador

» Cristo en los libros de la Biblia.
Jue 21 Mayo 2015 - 21:57 por administrador

» EL HOMBRE DEL MUNDO
Sáb 14 Mar 2015 - 13:23 por administrador

» Hablar en Lenguas.
Vie 20 Feb 2015 - 9:46 por administrador

» Por que Pablo habla de la Cruz?.
Sáb 3 Ene 2015 - 21:57 por administrador

» El Espiritu Santo Creador
Sáb 3 Ene 2015 - 21:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Enero 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


    LA EXISTENCIA DE DIOS: EL ARGUMENTODEL DISEÑO

    Comparte
    administrador
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 323
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 55
    Localización : Monterrey

    LA EXISTENCIA DE DIOS: EL ARGUMENTODEL DISEÑO

    Mensaje  administrador el Jue 25 Nov 2010 - 20:21

    LA EXISTENCIA DE DIOS: EL ARGUMENTODEL DISEÑO


    Hay varios argumentos básicos que comprueban la existencia de Dios. El mejor, según mi opinión, se llama "El Argumento Teleológico." Tomás Aquino es creditado por haber formulado este argumento clásico. Y aunque es muy sencillo, parece sostenido por un sinúmero de pruebas sencillas. Básicamente, aboga que el universo muestra el orden, el diseño, y las leyes. Si hay orden, tiene que existir algún Gran Ordenador. Si hay diseño, tiene que existir algún Diseñador Supremo. Si hay leyes, tiene que existir algún Legislador Universal. Lo que vemos en el universo, por ende, aboga inconfundíblemente por el pensar y el planificar inteligentes.

    Uno no tiene que ser científico para ver la fuerza de este argumento. De veras, el argumento parece extenderse y aplastarle a cada uno de nosotros de vez en cuando, y puede asirnos inesperádamente y sin advertencia. También, el impacto del argumento como se siente por otros se nos puede escapar. Todos somos diferentes. Por ejemplo, cierto agnóstico arribó a una creencia en Dios inesperádamente mientras que miraba a su niña chiquita jugando delante de él. De hecho, solo fueron sus orejas las cuales le llamaron la atención. ¡Cúan delicadas eran, y cúan hermosas! Y ¿pudo haber sido la mera casualidad por la cual se encontraban en forma de un embudo para dirigir el sonido abajo hacia el aparato de oír? ¿Fue la mera casualidad que las hizo destacarse de la cabeza para mejor coger el sonido? El pensamiento humano fundamental demandó una respuesta. Yo estuve un tanto pasmado, como entretenido cuando mi esposa hacía rosetas de maíz para los niños. A medida que floreció un granito blanquito tras otro, cada uno exáctamente en la misma manera, ella exclamó, «¿Cómo es que haya alguno que no puede creer en Dios?», y si yo le dijera que ella razonaba según el argumento teleológico, apenas se interesaría. Ella vio una prueba del diseño en las palomitas y para ella, así es. Fin.

    Siempre me quedo convencido cuando contemplo los ojos. ¿No es por suerte que los globos del ojo están hundidos, de modo que sea más difícil que les golpéen los objectos? ¡Qúe chiripa que haya una frente grande y huesuda por encima de ellos para protegerlos! ¡Qúe suerte más maravillosa que por mera casualidad hay una ceja por encima de ellos para filtrar los pedacitos de escombros que cayen!

    ¡Qúe circunstancia tan magnífica que las pestañas sobresalen para proteger la púpila delicada, que los párpados cubren el ojo cuando se acerca el peligro, que esos párpados pueden cerrarse y abrirse, ¡que los líquidos limpian el ojo con lágrimas por el "azar tonto"! Y todo eso no es ni siquiera considerar la série increíblemente larga de las chiripitas desatinadas, carentes de propósitos fijos y sin rumbo, las cuales en una manera inimagináblemente complicada causan que véa el ojo. Al contrario, en todo eso, vemos el diseño cuidadoso y la composición inteligente. Y nos retiramos de todo ello, diciéndo que David lo expresó mejor:

    "Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oído su voz." (Salmos 19:1-3)

    Sin embargo, mirémos a otra instancia específica del diseño como se relata por el Dr. Duane T. Gish, en su libro, Dinosaurs, Those Terrible Lizards (Los Dinosauros, Esos Lagartos Terribles).

    Dicen que la dinamita viene en paquetes pequeños, y este escarabajito pequeñito de media pulgada tiene una arma de fuego poderosa para repeler sus enemigos. Les da una explosión en sus mismas caras. Gases irritantes se lanzan de dos tubos en la cola a 212 grados F., tan caliente como agua al punto de ebullición. Un químico alemán, el Dr. Herman Schildknecht, estudiaba el escarabajo para averiguar como lo hace. Halló que el escarabajo mezcla el peróxido de hidrógeno con la hidroquinona. Pero en dos polvorines, una sustancia inhibitoria se mezcla con ellos la cual previene que se reaccionen conjuntos. Pues, ¿entonces, cómo se reaccionan cuando el escarabajo lanza el gas contra algún enemigo? El Dr. Schildknecht halló que cuando el gas (con la sustancia inhibitoria) se jeringa en los tubos de combustión, hay dos otros químicos que neutralizan la sustancia inhibitoria. Son las enzimas catalasa y peroxidasas. La mezcla del peróxido de hidrógeno y la hidroquinona con estas dos enzimas causa una reacción terrible, una explosión, cuando salen de los tubos.

    Imagínese cómo puede pasar todo eso por pura casualidad. Tomaría una série larga de accidentes que realmente equivalerían a un número imposible de chiripas. Si por suerte él tuviera el peróxido de hidrógeno, no le serviría sin la hidroquinona. Si por otra fortuna él por alguna forma logró desarrollar la hidroquinona, se explotaría a sí mismo. No tuvo las sustancias inhibitorias. Pero si el hado le hizo desarrollar las sustancias inhibitorias, y si por casualidad fuese su lote que estuvieran mezclado con los otros dos químicos, él volvería en seguida adonde principió. No habría ninguna explosión. Le faltaron dos químicas más. Si por "La Fortuna" él tuviera estas químicas mezcladas con la otra--¡pum! se explotó a sí mismo de nuevo. Estaban en el lugar inapropiado y en el tiempo inportuno. Tenían que estar afuera del polvorín y adentro del tubo de combustión. Pero si por algún azar ciego estuvieran en los tubos de combustión, el proceso entero no funcionaría a todos modos. No habría ningún sistema de comunicación para ponerlo en operación. Pero si por alguna casualidad grande, por algún "azar tonto", hubiera algún sistema de comunicación, todavía no funcionaría. No estuviera conectado el sistema de comunicación. Pero si estuviera conectado, probablemente no funcionaría, porque no estuviera conectado a las piezas correctas en la manera correcta. Tendría que colaborar perfectamente. Pero si lo hiciera, ¿qúe podríamos decir más que, «allí anda un escarabajo muy afortunado»?

    Pues, lo que hemos dicho es una supersimplificación severa. Pero podríamos resumirlo por decir: "¿No es la suerte de los irlandeses que el escarabajo:

    1. Desarrolló el peróxido de hidrógeno,

    2. Que lo mezcló con la hidroquinona,

    3. Que por azar logró añadir las sustancias inhibitorias propias,

    4. Que por azar logró desarrollar los polverines,

    5. Que por azar logró desarrollar tubos de combustión fuertes,

    6. Que por accidente las químicas apropiadas estuvieran en los tubos de combustión para neutralizar las sustancias inhibitorias,

    7. Que por suerte logró tener un sistema de comunicación propio y funcionando en una manera perfecta?

    No sé cuál es su creencia, pero para mí es más fácil creer que Dios diseñó el escarabajo bombardero para ser como es, es decir que lo planificó así, en vez de creer en millones de chiripas evolucionarias.


    Apéndice:

    Como el autor escribe, ¿no es asombroso el diseño manifiesto del oído? Abajo aparece un diagrama del interior de este órgano tan complicado. ¿Cómo pudo haberse originado por la evolución ciega sin la ayuda inteligente del Creador? ¿Cómo sabía la supuesta selección natural que se puede utilizar el fenómeno de las ondas sonoras para impartir comunicaciones inteligentes? Tal teoría es absurdo. Recuerde que la bíblia dice: "Dice el necio en su corazón: No hay Dios" (Salmos 14:1). Además agrega: "El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?"


    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Miér 23 Ene 2019 - 9:16