CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» La negligencia y la diligencia
Mar 17 Jul 2018 - 6:24 por administrador

» Por que el bautismo?
Mar 17 Jul 2018 - 6:22 por administrador

» La Fé Biblica
Mar 17 Jul 2018 - 6:19 por administrador

» Monterrey Escurla de Prdicacion
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:19 por administrador

» Cristo en los libros de la Biblia.
Jue 21 Mayo 2015 - 21:57 por administrador

» EL HOMBRE DEL MUNDO
Sáb 14 Mar 2015 - 13:23 por administrador

» Hablar en Lenguas.
Vie 20 Feb 2015 - 9:46 por administrador

» Por que Pablo habla de la Cruz?.
Sáb 3 Ene 2015 - 21:57 por administrador

» El Espiritu Santo Creador
Sáb 3 Ene 2015 - 21:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Julio 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


    Hablar en Lenguas.

    Comparte
    avatar
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 323
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 54
    Localización : Monterrey

    Hablar en Lenguas.

    Mensaje  administrador el Vie 20 Feb 2015 - 9:46

    Hablar en lenguas

    I. Promesa de Cristo, Mar. 16:17-20

    A. "Señales". Las señales son "prendas de autoridad y poder divinos". El hablar en lenguas era "señal" para los incrédulos, 1 Cor. 14:22.

    B. "Nuevas". La palabra "nuevas" (KAINOS) "denota nuevo, de aquello que es desusado o no usado, no nuevo en el tiempo, sino nuevo en cuanto a forma o cualidad, de diferente natu­raleza de aquello con lo que se contrasta como viejo. 'Las nuevas lenguas', KAINOS, de Mar. 16:17 son las 'otras lenguas', HETEROS, de Hech. 2:4. Estos lenguajes, sin embargo eran 'nuevos' y 'diferentes' no en el sentido de que nunca hu­bieran sido oídos con anterioridad, ni a que fueran nuevos para los oyentes, porque es evi­dente, en base del v. 89, que no es así; eran nuevas lenguas para los que hablaban, dife­rentes de aquellas en las que estaban acostum­brados a hablar".

    C. "Lenguas". "GLOSSA se usa de ... el don sobrenatural de hablar en otro lenguaje sin haberlo aprendido". Las nuevas lenguas fueron los idiomas que los apóstoles y otros podían hablar milagrosamente; es decir, sin estudiar­los.

    II. El primer cumplimiento de la promesa: Hechos 2.

    A. Hech. 2:4, "Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el espíritu les daba que hablasen". El contexto hace claro el asunto. Los v. 9-11 explican que había gente en Jerusalén de varias naciones. Las "otras lenguas" eran las lenguas de los judíos de varias naciones ("nuestra lengua en la que hemos nacido", v. 8), lenguas que los apóstoles no sabían, pues eran galileos (v. 7).

    B. La palabra "lengua" en el v. 8 es "DIALEKTOS ... el lenguaje o dialecto de un país o distrito; se traduce 'lengua' en todos los pasajes en que aparece, Hech. 1:19; 2:6,8; 21:40; 22:2; 26:14. Ver también LENGUAJE". El uso de esta palabra da énfasis al hecho de que las "lenguas" referidas en este texto eran los idiomas ordinarios que la gente hablaba. Es importante notar que la palabra GLOSSA (lengua) se usa como la palabra DIALEKTOS (lengua) para indicar "lenguaje". La diferencia es que GLOSSA se refiere al lenguaje como don de Dios; es decir, lenguaje que los apóstoles y otros cristianos podían hablar sin estudiarlo.

    C. ¿Milagro en el oído? Se hace la pregunta, "¿hubo milagro en el oído de los extranjeros?" porque el v. 8 dice, "¿Cómo, pues les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua?" La respuesta es negativa, porque no había necesidad de milagro en el oído de ellos. Los apóstoles hablaron en "lenguas" (varias lenguas), las lenguas de ellos (léanse los v. 1,4,6,11). Si alguien me habla en inglés no necesito milagro en el oído para entenderle. Se registra el evento desde el punto de vista de los oyentes, pero esto no indica en ninguna ma­nera que hubiera milagro en el oír.

    D. El efecto sobre la gente. "Y estaban atónitos y maravillados" (v. 7). Pero "otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto", v. 13. Recuérdese que 1 Cor. 14:22 dice, "lenguas son por señal". En este caso los incrédulos eran los judíos que no aceptaban que Jesucristo era el Mesías. Las lenguas era señal para ellos. Pero al mismo tiempo la "señal" era una adver­tencia (estúdiese bien el contexto de 1 Cor. 14:22).

    III. Otros ejemplos de hablar en lenguas.

    A. Hechos 10:44, Cornelio y su casa. Dice Pedro (Hech. 11:15-17) que "cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio". Fue cumplimiento adi­cional de la promesa de Juan (Mat. 3:11; Hech. 1:5; 11:16), y fue "el mismo don" que el señor les dio a los apóstoles (Hech. 11:17).

    1. ¿Con qué propósito? Para cumplir la promesa de Joel (2:28) de que "derramaré mi Espíritu sobre toda carne", tanto sobre gentiles como judíos. Al mismo tiempo las lenguas sirvieron de señal para convencer a Pedro y sus seis compañeros que ahora los gentiles podían ser bautizados (10:47,48; 15:9).

    2. Es inútil especular en cuanto a qué idiomas hablaran. No importa.

    B. Hech. 19:6, los doce efesios fueron bau­tizados por Pablo y hablaron en lenguas.

    IV. Uno de los dones del Espíritu Santo.

    A. 1 Cor. 12:10, "diversos géneros de lenguas ... interpretación de lenguas" ("diversas clases de lenguas", BAS).

    1. "GENOS, una generación, clase, tipo ... Mar. 9:29; 1 Cor. 12:10"; diversas clases de lenguas o idiomas; véase Mar. 9:29, "Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno"; es decir, esta clase de demonio. Mat. 13:47, "recoge de toda clase de peces", pero to­dos son peces. Por lo tanto, "diversos géneros de lenguas" quiere decir varios idiomas.

    2. La palabra GENOS no admite mezcla de lenguas, algunas que eran idiomas humanos y otras que eran lenguas nunca conocidas en la tierra. Por lo tanto, el concepto que eran "sonidos extraños" o "lenguas celestiales" es erróneo. Es imposible combinar las lenguas conocidas con las "lenguas desconocidas" (que solamente existen en la imaginación de secta­rios). Las lenguas mencionadas en 1 Corintios eran lenguas conocidas y habladas por las per­sonas de varias naciones.

    B. DIALEKTOS. Todos saben que las "nuevas lenguas" que los apóstoles hablaron el día de Pentecostés eran los idiomas (DIALEKTOS) que las varias naciones hablaron. Las lenguas que se mencionan en 1 Corintios ("diversos géneros de lenguas") son simple y sencillamente varios idiomas. No eran otra cosa. Por lo tanto, no hay razón alguna para concluir que los "diversos géneros de lenguas" eran distintos de las "nuevas lenguas" de Mar. 16:17, y de las "otras lenguas" de Hech. 2:4.

    V. Lengua extraña, 1 Cor. 14:4, etc.

    A. La palabra "extraña" no aparece en el texto griego; en el v. 5 la misma palabra se tra­duce "lenguas", sin agregar la palabra "extrañas".

    B. 1 Cor. 14:19 es otro ejemplo de agregar una palabra que no aparece en el texto griego. Dice "lengua desconocida", pero la palabra "desconocida" es desconocida por el texto griego. En la Versión King James se usa la pa­labra "unknown" (desconocida) seis veces, pero aparece en letra cursiva, indicando que es pa­labra agregada. La Versión Valera agrega estas palabras para indicar que los que recibieron el don de hablar en lenguas no hablaban su propia lengua nativa, sino alguna lengua ajena o extraña a ellos.

    1. Antes de recibir el don de lenguas, los hermanos las desconocían, como el alemán es lengua desconocida para nosotros (pero no es lengua desconocida para el alemán). Dicen los carismáticos enfáticamente que el alemán no es "lengua desconocida" en el sentido de las lenguas "desconocidas" de 1 Cor. 14, porque según la teología carismática, las lenguas son "sonidos extraños", "sonidos estáticos", "lenguas celestiales", etc. Así se traduce la palabra GLOSSA en algunas versiones inglesas (tales como "Today's English Version" y "New Eng­lish Bible").

    2. De esta manera los sectarios escriben su propia Biblia, como hacen los "testigos", para encontrar "prueba" y justificación para sus prácticas modernas. La Biblia verdadera no en­seña lo que ellos enseñan y, por lo tanto, es necesario que saquen sus propias "versiones" que son más bien "perversiones". Toda versión o interpretación que hace de estas lenguas otra cosa aparte de idiomas humanos -- idiomas usa­dos en alguna nación -- debe ser rechazada.

    C. Un estudio breve de algunos versículos de 1 Cor. 14.

    V. 2, "Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dio; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla miste­rios". Si algún hermano con el don de hablar en lenguas hablaba en la congregación alguna lengua desconocida por la congregación, en­tonces "el no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende". Pablo no dice que nadie en el mundo entiende ese idioma, sino que los corintios no lo entenderían. Al seguir leyendo el capítulo entendemos que Pablo quiere decir que nadie le entiende si no hay in­térprete (v. 5, 13, 15, 19, 28). Pablo está descri­biendo en el v. 2 la práctica incorrecta de ellos de hablar en lenguas sin intérprete, practica que no edificaba a la iglesia, y solamente cau­saba escándalos (v. 23).

    Recordemos, pues, que las "lenguas" de 1 Corintios son lenguas (idiomas) como eran idiomas las lenguas de Hechos 2. La misma palabra (GLOSSA) se usa en Hech. 2:4 y en 1 Corintios y significa el don del Espíritu de hablar en lenguas sin haberlas estudiado. En Hech. 2 observamos que la gente de varias na­ciones entendieron las lenguas que hablaron los apóstoles, pero los corintios no las en­tendieron sin interpretación, simplemente porque para ellos eran lenguas extranjeras. ¿Por qué hablar en lenguas, pues, a los corin­tios que no las entendieron sin intérprete? El v. 22 dice que eran señal para los incrédulos. No hay texto que indique que las lenguas servían para predicar el evangelio a las varias naciones. El griego era idioma universal.

    V. 4, "a sí mismo edifica". Ha habido mucha discusión de este punto. ¿Entendió el idioma aquél que recibió el don de hablarlo o no? Los que dicen que no lo entendió dicen que se edificó porque estaba consciente de haber recibido un don del Espíritu, y que esto hizo una impresión sobre su ser y que, por eso, se edificaba. Pero todo el capítulo presenta la proposición de que si no había entendimiento, entonces tampoco había edificación. Pablo dice enfáticamente (v. 28), "Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios". ¿Cómo, pues, podía edificarse a sí mismo el que hablaba en lengua si no la en­tendía cuando Pablo insistió mucho en que los demás no se edificaron si no entendieron?

    V. 5, "a no ser que las interprete". Esta frase indica que el mismo hermano (o her­mana) podía recibir los dos dones. El que recibió solamente el don de hablar en lengua no podía necesariamente interpretarla, porque se requería otro don para interpretarlo. Si el que recibió el don de hablar en lenguas hubiera interpretado la lengua según su propio en­tendimiento y con las palabras que él mismo hubiera escogido, entonces la interpretación no habría sido inspirada sino humana.

    V. 6. El que habló en lenguas, sin inter­pretación, no edificaba. Así es el tema principal del capítulo 14. Las lenguas solas, sin inter­pretación, no edificaban. "¿Qué os aprovechará?" si no os enseño cosas claras y entendibles en su propio idioma? "Revelación ... ciencia ... profecía ... doctrina ..." no re­querían interpretación, y la gente entendía y se edificaba.

    V. 7, 8. El argumento de Pablo es fortale­cido con la ilustración de los instrumentos de música que no solamente "producen sonidos", sino dan "distinción de voces" para dar algún mensaje y servir algún propósito. Si no dan mensaje claro, no solamente serán inútiles, sino serán causa de confusión. "Si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?" Así era la práctica de hablar en lenguas que la gente no entendía; por lo tanto, era necesario que siempre hubiera intérprete.

    V. 10. "Tantas clases de idiomas hay ... ninguno de ellos carece de significado". La pa­labra "idioma" en este texto es PHONE (voz). Todas las voces tienen significado, pero si al­gún predicador nos hablara en alemán en la iglesia en San Antonio, Texas, no podríamos entenderlo. Sus palabras tienen significado, claro que sí, para los que entienden el alemán, pero para nosotros no. Este versículo aclara el v. 2. Los "misterios" tienen "significado" si se expresan en el idioma de la gente. Los "partos, medos, elamitas, etc." entendieron lo que di­jeron los apóstoles, porque éstos hablaron los idiomas de aquellos.

    V. 11. El "extranjero" es el que habla al­guna lengua ignorada por otros. Dos hermanos que entienden el idioma el uno del otro son ex­tranjeros el uno para el otro.

    V. 12. El edificarse depende del en­tendimiento. Por lo tanto, los corintios no de­berían hablar en lenguas si no hubiera quien in­terpretara (v. 28).

    V. 13. "El que habla en lengua, pida en oración poder interpretarla" ("pida en oración para que pueda interpretar", BAS). Este texto requiere mucho estudio. Cualquier explicación nos puede dejar con dudas. Si los dones del Espíritu todavía existieran, tendríamos concep­tos más claros de ellos.

    A. La expresión "pida en oración poder in­terpretar" es, literalmente, PROSEUKESTHO (ore) HINA (que, para que) DIERMENEUE (pueda inter­pretar). Mucho depende de la conjunción HINA. Según el lexicógrafo Henry Thayer esta palabra significa propósito, y se traduce "con el intento de, a fin de que, para que". Por lo tanto, La Biblia de las Américas dice "para que pueda".

    B. Es necesario estudiar con mucho cuidado el contexto. El v. 13 está conectado con los versículos que siguen con la palabra "porque". Lo que Pablo dice en el v. 13 es el principio de lo que dice hasta el v. 17. Es obvio que en este texto (v. 14-17) Pablo habla de orar en lengua, y es lógico concluir -- ya que estos versículos se conectan con el v. 13 con la pa­labra "porque" -- que el orar del v. 13 también significa orar en lengua. No sería lógico hablar de la oración ordinaria en el v. 13, hablar de la oración en lengua en el v. 14 y conectar los dos pensamientos con la palabra "porque". De he­cho, comenzando con el v. 14 Pablo está con­firmando la necesidad de lo que exhorta en el v. 13 y, en turno, en el v. 13 Pablo da la con­clusión de lo que ha dicho desde el v. 1. En los v. 14-17 Pablo explica lo que dijo en el v. 13; es decir, que el hermano que oraba con el espíritu (o sea, en lengua) y luego con el entendimiento (o sea, interpretable la lengua para que la gente pudiera entender) obedece lo que Pablo requiere en el v. 13. El tal ora de esa manera (es decir, con interpretación), con el propósito de ser entendido y, por lo consiguiente, para edi­ficar.

    C. Otro detalle importante es que en el v. 13 la expresión, "el que habla" traduce las dos palabras HO LALON, participio presente (traducida literalmente, "hablando". Pablo re­quirió algo de esta persona estaba hablando en lengua. Le está diciendo qué hacer y cómo hacerlo, mandamiento que queda ilustrado en los siguientes versículos.

    D. Según la versión Valera y otras parece que Pablo exhortó al que hablaba en lenguas a pedir en oración el don de interpretar lenguas. Si fuera así, entonces este texto sería el único texto que enseñaba tal cosa. Si esta explicación es la correcta del v. 13, entonces no podemos entender por qué Pedro y Juan tuvieran que bajar de Jerusalén a Samaria para imponer las manos sobre los nuevos conversos para impar­tirles los dones del Espíritu Santo, si por medio de la oración se podía recibir (véase Hechos 8:14-17). Si hubiera sido posible recibir los dones del Espíritu por medio de la oración, en­tonces Felipe les habría dicho que oraran por ellos, pero no lo hizo. Los apóstoles tuvieron que ir a Samaria e imponer las manos sobre la gente para que recibieran este poder. Dice Hech. 8:17, "Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo". Lucas dice que recibieron el Espíritu Santo. ¿Qué recibieron? Recibieron "poder" (v. 19). Simón "vio" algo, alguna manifestación de poder dado por el Es­píritu Santo. Los samaritanos no podían recibir este poder por medio de la oración. No lo podían recibir ni aun por la imposición de las manos de Felipe, porque fue necesario que los apóstoles lo hicieran.

    También en Rom. 1:11 Pablo dice, "Porque deseo veros, para comunicaros algún don es­piritual". ¿Por qué tuvo Pablo que verles para hacer esto si por medio de la oración se obtenían los dones espirituales? Dijo Pablo a Timoteo, "te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos" (2 Tim. 1:6). La Biblia no habla de otros, aparte de los apóstoles, que pudieran impartir los dones por medio de imponer las manos. Tampoco habla la Biblia de personas que recibieran los dones del Espíritu por medio de la oración. (Desde luego, si el don de inter­pretar lenguas se obtenía por medio de la oración, entonces todos los demás dones se obtenían en la misma manera).

    La Biblia enseña claramente, pues, que los dones espirituales se recibieron por medio de la imposición de las manos de los apóstoles. Entonces, ¿cómo se explica 1 Cor. 14:13? No significa pedir el don de interpretar lenguas, sino pedir (orar) de la manera explicada en los versículos 14-17. El contexto rige; todo texto difícil tiene que estudiarse y entenderse a la luz del contexto.

    E. Recuérdese que el v. 5 indica que la misma persona podía, en algunos casos, hablar en lengua y también interpretarla. Entonces en los v. 14-17 Pablo explica que el que ora con el espíritu (o sea, en lengua) también debería orar con el entendimiento; es decir, la misma persona hablaba en lengua y también la inter­pretaba. Tal individuo tenía los dos dones. Es lógico concluir, pues, que Pablo tenía en mente el mismo pensamiento en el v. 13, uno de los versículos claves en esta sección de su carta. El objetivo de Pablo fue que siempre hubiera in­terpretación de la lengua hablada. Por lo tanto, dice en el v. 13 que el que hablaba en lengua debiera orar para poder ser entendido; es de­cir, debería ser interpretada la lengua para que todos pudieran entenderla. En los v. 5,14,15 Pablo habla del hermano que tenía los dos dones; es muy probable, pues, que en el v. 13 también se refiere al hermano que tenía los dos dones. Pablo requirió que este hermano tomara el tiempo necesario para interpretar la oración para que los demás pudieran decir el Amén a su acción de gracias.

    V. 14, "si yo oro en lengua, mi espíritu ora ... " El hermano que oraba en lengua "a sí mismo" se edificaba (v. 4). El que oraba en lengua (o sea, "con el espíritu") daba gracias (v. 16, "tu acción de gracias"). Además, "tú, a la verdad, bien das gracias" (v. 17). El que oraba en lengua hablaba "para sí mismo y para Dios" (v. 28). Estos versículos nos hacen ver que el que oró en lengua (v. 1) habló palabras inteligi­bles, palabras que daban gracias a Dios; (2) se edificó a sí mismo, cosa que para los demás re­quería entendimiento; (3) su espíritu oró ("mi espíritu ora", v. 14. ¿Puede el espíritu del hom­bre funcionar sin entendimiento? ¿Está fun­cionando el espíritu del hombre para dar gra­cias a Dios y para edificar al hombre mismo si él está en éxtasis (fuera de sí)? ¿Qué sabemos de la oración en todos los demás textos de la Biblia? ¿Puede el hombre orar a Dios sin en­tender lo que dice?

    1. "pero mi entendimiento queda sin fruto". ¿Significa esta frase que el que oró en lengua no entendía lo que decía? No, porque la con­clusión de Pablo es así: "¿Qué, pues?" (V. 15); es decir, para que mi entendimiento no quede sin fruto, ¿qué debo hacer? Interpretar, para que el otro sea edificado (v. 17).

    2. El entendimiento del hermano que habló en lenguas llevó fruto cuando había in­terpretación y los demás le entendieron.

    V. 15, "Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento"; es decir, oraré en lengua, pero también interpretaré para que los demás me entiendan y de esta manera mi entendimiento no quedará sin fruto en otros. De otro modo, "tú, a la verdad, bien das gra­cias, pero el otro no es edificado" (v. 17). "Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento". Se cita frecuentemente este texto para exhortar a que todos canten con sinceridad, entendiendo la letra y meditando en ella. Es buen consejo, pero de eso Pablo no habla en este texto. El cantar con el espíritu significa cantar en lengua, y cantar con el en­tendimiento significa interpretar, como los v. 16, 17 indican claramente.

    V. 16, "Porque si bendices sólo con el es­píritu (solamente orando en lengua sin inter­pretación), "el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gra­cias? pues no sabe lo que has dicho". Este ver­sículo aclara bien el asunto y quita dudas. Pablo no se refiere al entendimiento del que ora, sino al entendimiento del oyente. El que ora o canta debe llevar fruto edificando a los demás, y para hacerlo debe haber inter­pretación. El problema de entendimiento no estaba en el que oraba o cantaba sino en los demás que no entendían la lengua. En este capítulo Pablo está pensando en la edificación de la iglesia; por eso, insistió en que siempre hubiera interpretación de las lenguas.

    V. 18, 19. Pablo tenía varios dones. Com­párese 2 Cor. 12:1, 7. Obsérvese que Pablo habla de "palabras". Las lenguas eran simple­mente los idiomas hablados en varias naciones. Eran "palabras" entendibles y entendidas cuando eran interpretadas. Aquí otra vez se aclara el punto acerca del fruto de su en­tendimiento; es obvio que el fruto fue llevado en otros, porque Pablo dice, "prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para en­señar también a otros". El que habló en lenguas habló "palabras" y no "sonidos extáticos" o "sonidos extraños", como dicen algunas ver­siones. Las teorías erróneas de los carismáticos acerca del Espíritu Santo han producido con­ceptos errados acerca de este capítulo. Las prácticas de los carismáticos no tienen su ori­gen en 1 Cor. 14, sino en sus conceptos errados basados en la ignorancia y en el emociona­lismo. Obsérvese bien el último versículo del capítulo, "pero hágase todo decentemente y con orden", enseñanza completamente igno­rada por los carismáticos que tanto citan partes del capítulo. Pero Dios no es Dios de confusión (v. 33).

    V. 21. Encontramos en estos versículos prueba clara de que las lenguas eran sencilla­mente idiomas humanos que se hablaban en varias naciones. Según Isa. 28, Israel no quería oír la enseñanza tan sencilla de los profetas y luego Dios les dice, "en lengua de tartamudos y en extraña lengua hablará a este pueblo" (v. 11), hablando de su cautiverio en la tierra de los asirios. Si el pueblo no quería escuchar a Dios por boca de los profetas, si se burlaba de las enseñanza de ellos, entonces tendría que escuchar la voz (la lengua) de los enemigos, lengua que no entendería. A los oídos de Israel los asirios serían "tartamudos". Dice Pablo en 1 Cor. 14:11 "Pues si yo no sé el significado de las palabras, será para que el que habla un ex­tranjero" (BAS). Lo que Isaías dice bien ilustra el tema de lenguas en 1 Cor. 14. El uso de este texto en Isaías no hubiera tenido sentido si las lenguas de 1 Cor. 14 no hubieran sido idiomas hablados en ciertas naciones.

    V. 22, "Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos". Su naturaleza era milagrosa, una obra especial de Dios, y servían como prenda del poder divino para confirmar la predicación y enseñanza apostólicas. Sin embargo, el propósito divino se derrotaba si se hablaba en lenguas sin inter­pretación, cosa que producía confusión y es­cándalo (véanse los v. 23-25).

    La Biblia no dice que por tener el don de lenguas los apóstoles podían, por lo tanto, predicar con toda facilidad a todas las naciones sin estudiar los varios idiomas. Este texto (1 Cor. 14:22) nos explica el propósito de las lenguas. No hay texto que diga que los após­toles podían predicar el evangelio en muchos idiomas sin estudiarlos. La verdad es que el griego era idioma universal y no había necesi­dad de tal milagro para la evangelización del mundo.



    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Jue 19 Jul 2018 - 6:51