CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» La negligencia y la diligencia
Mar 17 Jul 2018 - 6:24 por administrador

» Por que el bautismo?
Mar 17 Jul 2018 - 6:22 por administrador

» La Fé Biblica
Mar 17 Jul 2018 - 6:19 por administrador

» Monterrey Escurla de Prdicacion
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:19 por administrador

» Cristo en los libros de la Biblia.
Jue 21 Mayo 2015 - 21:57 por administrador

» EL HOMBRE DEL MUNDO
Sáb 14 Mar 2015 - 13:23 por administrador

» Hablar en Lenguas.
Vie 20 Feb 2015 - 9:46 por administrador

» Por que Pablo habla de la Cruz?.
Sáb 3 Ene 2015 - 21:57 por administrador

» El Espiritu Santo Creador
Sáb 3 Ene 2015 - 21:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Agosto 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario


    La negligencia y la diligencia

    Comparte
    avatar
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 323
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 55
    Localización : Monterrey

    La negligencia y la diligencia

    Mensaje  administrador el Mar 17 Jul 2018 - 6:24

    LA NEGLIGENCIA Y LA DILIGENCIA:

    NEGLIGENTE: Delito o falta consistente en omitir, de forma no intencionada, la realización de un acto que debía realizarse.

    DILIGENTE: Cuidadoso, exacto y activo. Pronto, presto, rápido.

    Porque es importante que salgamos de la negligencia? Porque es un enemigo que debemos combatir con todas nuestras fuerzas?
    Porque la Palabra de Dios en Proverbios 10:4 dice “La mano negligente empobrece, mas la mano de los diligentes enriquece”
    Las personas viven aferradas a la provisión material, al dinero. No hay motivador mas importante que el dinero.
    La gente esta dispuesta a hacer cualquier cosa por el dinero. Hay cosas que las rechaza pero solo las haría por dinero, y los placeres del mundo, como mirar television todo el día, no querer trabajar, y darle menos importancia a lo que realmente debería darle mas importancia. Si esto es lo que tanto conmueve el corazón del hombre como es que no se pone diligente a obedecer la Palabra de Dios.
    Hay una forma de vivir, hay normas y estilo de vidas muy claros dejados por Dios que el hombre ha desechado.
    Timoteo 2:15 dice Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene nada que avergonzarse....... hoy en día la gente vive por vivir, sin importar lo que venga, perdida, vagabunda he ida, como si la vida, fuese un pasa tiempo que termina. Mientras siguen una vida llena de inmundicia, no buscan agradar a Dios, sino mas bien se deleitan en las cosas mundanas y pasajeras, que en su mentes, solo tiene la palabra grabada, " VIVA LA PEPA, COMO QUIEN DICE, GOZO TODO LO QUE TENGO QUE GOZAR Y QUE LUEGO PASE , LO QUE PASE"
    La mayoría de los hombres viven una vida de negligencia, de desidia, de abandono, de desmoralización que los lleva a quitarles la posibilidad de disfrutar de esta vida, alejándose de nuestro creador Dios, ya sea por causa del dinero, cosas del mundo placentero y cree que todo eso esta bien para su vida, pero sin embargo no es así, cuando actuamos con diligencia, nos empezamos a dar cuenta que la vida, no es la que pensábamos y es cuando comenzamos a cambiar, y acercarnos a lo bueno.

    EJEMPLOS DE UNA PERSONA NEGLIGENTE.
    Una persona no solo roba, cuando se lleva algo sin que lo vean, sino que también roba cuando trata de sacar ventajas especiales para su vida.
    Cuando trata de adelantarse y tomar el lugar que no le corresponde en la fila.
    Cuando no le avisa al cajero que le dio mal el vuelto.
    Cuando trata de lograr algo a través del amigo o de influencias mas que de sus propios méritos.
    Una persona roba cuando su vida es una vida sin utilidad, porque le esta robando a Dios el don mas precioso que le dio, el de vivir una vida útil a fin de ser de provecho para los demás y para las siguientes generaciones.
    Una persona roba Cuando cree que puede quedarse a dormir hasta tarde, y comenzar al medio día, cuando cree que es lo mismo si lo hace esforzándose para que todo salga perfecto o sin esfuerzo total es igual.
    Proverbios 24,30-34: “Pasé por el campo del perezoso y por el viñedo del hombre falto de seso: y lo que vi fue un terreno lleno de espinos, con su cerca derrumbada. Al ver esto, lo grabé en mi mente; lo vi y aprendí esta lección: mientras tú sueñas y cabeceas y te cruzas de brazos para dormir mejor, la pobreza vendrá y te atacará como un vagabundo armado”.
    Lo cierto es que Dios nos enseña siempre a ser diligentes en nuestro trabajo, a esforzarnos y dar lo mejor de nosotros y poner siempre en alta estima la obra de nuestras manos.
    No obstante, lo que encontramos muchas veces es lo contrario, ya en el ámbito secular.
    La negligencia ha traído muchos problemas a nuestro país, casa, trabajo y demás.
    Obras inconclusas, empresas cerradas, estudiantes fracasados o que se dedicaron al trabajo.
    Diligencia es: Cuidadoso, exacto y activo. Pronto, presto, rápido, o sea
    tener cuidado y eficacia en la ejecución de algo, estar despierto, ser mas rápido en cuanto al no caer en lo malo, esmerandose, siempre, tanto para no hacer mal las cosas, ya sea trabajo, en la casa, y sobre todo para no ser tentado, por las malas cosas de tropiezo que nos pones ha satán.
    Ser negligente es lo opuesto es decir: Delito o falta consistente en omitir, de forma no intencionada, la realización de un acto que debía realizarse. “¡Déjalo así, al cabo ni se nota!” “¡Con la mezcla se endereza!” “¿Para qué hacerlo bien si al final me van a pagar lo mismo?”, para que limpiar si se volverá a ensuciar, para que estudiar, si luego me olvido todo, pero eso pasa cuando uno no le da interés por aprender, por salir adelante, por ser alguien en la vida, pero sobre todo por agradar Dios.
    Los que así opina y viven, no se dan cuenta que esto mas tarde o mas temprano los llevara a la pobreza, porque serán desechados de los diferentes ámbitos laborales .
    Hacer las cosas sin cuidado, negligentemente, es la forma más eficaz de vivir en necesidad.
    El perezoso hace las cosas “como salgan” o las deja a medias porque le da pereza esforzarse ¡Y luego se pregunta por qué le va tan mal en su trabajo!
    Que le pasa a nuestro mundo que dice llamarse honesto:
    En el comino, algunos fabricantes de condimentos, le ponen un poco de maíz tostado.
    En la manteca de cacao, lo mezclan con cera.
    Por otro lado hay médicos que realizan operaciones forzadas o ficticias. Obreros de construcción que, apenas se ausenta el dueño de la obra, se meten en el bolsillo el cemento, las varillas de hierro y los ladrillos.
    Hijos que estafan a sus propios padres y los dejan en la calle.
    Y amigos que piden garantías bancarias millonarias solo para no pagarlas.
    Todo porque ni en los hogares, las escuelas, los colegios ni en las iglesias nos han enseñado moral y no han sido exigentes con nosotros y aceptaron lo parecido sin pedir lo verdadero.
    Se dice que nuestro país está como está por los políticos corruptos. Lastimosamente ellos son el reflejo de la realidad en la que viven. Ellos hacen lo mismo que hace todo el pueblo sólo que ahora sus acciones afectan a seis millones de personas.

    Y como verdaderos discípulos de Jesucristo qué hacemos al respecto?
    La verdad es que nada si seguimos el mismo patrón de conducta. Lo más importante en primera instancia es reconocer que somos negligentes, en algunas ocasiones, es bueno reconocer nuestros errores, como dice el verso.
    Lucas 18:11,13 11.El fariseo puesto en pie, oraba para sí de esta manera: ``Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. 12``Yo ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que gano. 13 Pero el recaudador de impuestos, de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ``Dios, ten piedad de mí, pecador.…
    “El que labra su tierra se saciará de pan, mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobrezas” Pr 28:19
    En la Biblia vemos a Jose como con mucha diligencia logró llegar, de pastor de ovejas a segundo al mando en una nación extranjera como lo era Egipto.
    Pero José debió aprender muchas cosas en el camino que lo llevó hasta el trono y el resultado fue de victoria.
    José es un verdadero ejemplo de prosperidad.
    José fue fiel a un sueño donde Dios le mostró la grandeza que tenia preparada para El, le creyó y actuó en base a su FE.
    Una persona que le cree a Dios tendrá mil veces más oportunidades de prosperar, que el quien vive soñando con un “golpe de suerte” o con la “bendición milagrosa” del cielo, Dios No espera eso de nosotros, sino esforzarnos por obtener ese perdón, o esa bendición, Dios nos proveerá lo que necesitamos en un momento de urgencia en que no tengamos salida, pero no está en los planes de Dios que vivamos de milagros, Dios, busca que nos interesemos en aprender a conocerlo, que luchemos por nuestras vidas, para salir adelante.
    Nos dice Gen 37:2 que “Cuando José era un muchacho de diecisiete años, cuidaba las ovejas junto con sus hermanos…”
    Aunque también en aquellos tiempos se hacia difícil despertarse temprano, lo importante es empezar nuestro trabajo a tiempo.
    Sabernos despertar a una hora determinada, haya o no haya trabajo, nos fortalecerá y nos ayudará a ser más disciplinados.
    Jose tenía un corazón limpio. En Gen 37:4 dice que “al darse cuenta sus hermanos que su padre lo quería más que a todos ellos, llegaron a odiarlo y ni siquiera le dirigían la palabra”.
    Los hermanos de José lo odiaban y o despreciaban por eso intentaron matarlo y luego lo vendieron de esclavo, sin embargo José les mostró muchos años después que no guardo rencor y vivió perdonándolos.
    Sea que vivas en pobreza o en riqueza, no serás feliz mientras no estés dispuesto a limpiar constantemente tu corazón de la impureza del odio, la amargura y el resentimiento. Un corazón resentido o rencoroso vive atado al pasado y nunca puede construir nada en el futuro.
    Tener el corazón limpio significa también saber perdonarnos a nosotros mismos. Colosenses 3:13-15 13 Sopórtense unos a otros, y perdónense si alguno tiene una queja contra otro. Así como el Dios los perdonó, perdonen también ustedes. 14 Sobre todo revístanse de amor, que es el lazo de la perfecta unión. 15 Y que la paz de Jesucristo reine en sus corazones, porque con este propósito los llamó Dios a formar un solo cuerpo. Y sean agradecidos.
    No guardar resentimientos contra nosotros mismos por acciones o actitudes que tuvimos hace tiempo, es importante perdonarnos en todo momento, y no guardarnos récord.
    PONGAMOS A JOSE COMO EJEMPLO
    Jose era un hombre en obediencia a Dios.
    Nos dice Gen 39:3 “Y vio su amo que Dios estaba con el, y que todo lo que el hacia, Dios lo hacia prosperar en sus manos.
    En el 21 dice: “Pero Dios estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel.
    ¿A qué se debe que Dios haya estado acompañándolo siempre a José? José responde a esta pregunta en el versículo 39:9 “¿Cómo, pues, haría yo este gran mal, y pecaría contra Dios?
    Jose en la obediencia a Dios ejercito su dominio propio.
    La persona que no sabe ejercitarse a sí mismo en el dominio propio es presa y esclavo de sus emociones.
    Nadie puede prosperar en la vida si no pierde la necesidad de saciarse de sus anhelos.
    Pues aún Dios se volverá para él un pretexto para satisfacer sus sentidos.
    La persona que no tiene dominio propio, actúa por impulsos. No razona sobre sus consecuencias a largo plazo.
    Sólo busca dejar salir sus propios sentimientos.
    Por estas cosas Dios estuvo con él.
    José nos enseña algo mas, nosotros creemos que alguien que esta con Dios no tiene que tener problemas, sin embargo primero José y luego Jesús nos muestran lo contrario.
    “Dios esta con él” no significa una protección contra la desgracia sino una protección en la desgracia.
    El salmo 23: 4 Dice “Aunque ande en valle de sombras de muerte, no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo”.
    Jose no se quejo de ser esclavo, no se quejó de estar en la cárcel. Simplemente con mucha sabiduría fue aprendiendo en todo lugar donde Dios lo ponía.
    En proverbios 22:29 se nos dice: “El que hace bien su trabajo, estará al servicio de reyes y no de gente insignificante”.
    Habíamos visto que la diligencia era hacer bien el trabajo y José lo hizo sin por eso sentirse menos.
    Estas son las ocho cosas que José puso en practica y por las cuales fue bendecido.

    1. Empezó temprano (37:2)
    2. Tenía un corazón limpio (37:4)
    3. Obedeció a Dios (39:3,21,9b)
    4. Se ejercitó en el dominio propio (39:7-Cool
    5. Dios estaba con él (39:3,21;41:39)
    6. Fue ejercitándose en la disciplina y la sabiduría (41:33;37-39)
    7. Fue paciente (37:2 y 41:46)
    8. Fue diligente. (40:1-4)
    La diligencia es el único modo de llevar adelante nuestra vida en logro.

    Shalom שָׁלוֹם


    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Lun 20 Ago 2018 - 3:30