CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» La negligencia y la diligencia
Mar 17 Jul 2018 - 6:24 por administrador

» Por que el bautismo?
Mar 17 Jul 2018 - 6:22 por administrador

» La Fé Biblica
Mar 17 Jul 2018 - 6:19 por administrador

» Monterrey Escurla de Prdicacion
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:19 por administrador

» Cristo en los libros de la Biblia.
Jue 21 Mayo 2015 - 21:57 por administrador

» EL HOMBRE DEL MUNDO
Sáb 14 Mar 2015 - 13:23 por administrador

» Hablar en Lenguas.
Vie 20 Feb 2015 - 9:46 por administrador

» Por que Pablo habla de la Cruz?.
Sáb 3 Ene 2015 - 21:57 por administrador

» El Espiritu Santo Creador
Sáb 3 Ene 2015 - 21:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Septiembre 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario


    La Persona de Cristo

    Comparte
    avatar
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 323
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 55
    Localización : Monterrey

    La Persona de Cristo

    Mensaje  administrador el Sáb 6 Feb 2010 - 15:18

    4.05. El Principio de toda la creación


    (1) Apocalipsis 3: 14
    και τω αγγελω της εν λαοδικεια εκκλησιας γραψον ταδε λεγει ο αμην ο μαρτυς ο πιστος και [ο] αληθινος η αρχη της κτισεως του θεου

    kai tô aggelô tês en laodikeia ekklêsias grapson tade legei ho amên ho martus ho pistos kai [ho] alêthinos hê archê tês ktiseôs tou theou

    "Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:"


    (2) Hebreos 1: 1-3
    πολυμερως και πολυτροπως παλαι ο θεος λαλησας τοις πατρασιν εν τοις προφηταις επ εσχατου των ημερων τουτων ελαλησεν ημιν εν υιω ον εθηκεν κληρονομον παντων δι ου και εποιησεν τους αιωνας ος ων απαυγασμα της δοξης και χαρακτηρ της υποστασεως αυτου φερων τε τα παντα τω ρηματι της δυναμεως αυτου καθαρισμον των αμαρτιων ποιησαμενος εκαθισεν εν δεξια της μεγαλωσυνης εν υψηλοις

    polumerôs kai polutropôs palai ho theos lalêsas tois patrasin en tois prophêtais ep eschatou tôn hêmerôn toutôn elalêsen hêmin en huiô hon ethêken klêronomon pantôn di hou kai epoiêsen tous aiônas hos ôn apaugasma tês doxês kai charaktêr tês hupostaseôs autou pherôn te ta panta tô rhêmati tês dunameôs autou katharismon tôn hamartiôn poiêsamenos ekathisen en dexia tês megalôsunês en hupsêlois

    "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas".


    (3) Hebreos 2: 9-18
    τον δε βραχυ τι παρ αγγελους ηλαττωμενον βλεπομεν ιησουν δια το παθημα του θανατου δοξη και τιμη εστεφανωμενον οπως χαριτι θεου υπερ παντος γευσηται θανατου επρεπεν γαρ αυτω δι ον τα παντα και δι ου τα παντα πολλους υιους εις δοξαν αγαγοντα τον αρχηγον της σωτηριας αυτων δια παθηματων τελειωσαι ο τε γαρ αγιαζων και οι αγιαζομενοι εξ ενος παντες δι ην αιτιαν ουκ επαισχυνεται αδελφους αυτους καλειν λεγων απαγγελω το ονομα σου τοις αδελφοις μου εν μεσω εκκλησιας υμνησω σε και παλιν εγω εσομαι πεποιθως επ αυτω και παλιν ιδου εγω και τα παιδια α μοι εδωκεν ο θεος επει ουν τα παιδια κεκοινωνηκεν αιματος και σαρκος και αυτος παραπλησιως μετεσχεν των αυτων ινα δια του θανατου καταργηση τον το κρατος εχοντα του θανατου τουτ εστιν τον διαβολον και απαλλαξη τουτους οσοι φοβω θανατου δια παντος του ζην ενοχοι ησαν δουλειας ου γαρ δηπου αγγελων επιλαμβανεται αλλα σπερματος αβρααμ επιλαμβανεται οθεν ωφειλεν κατα παντα τοις αδελφοις ομοιωθηναι ινα ελεημων γενηται και πιστος αρχιερευς τα προς τον θεον εις το ιλασκεσθαι τας αμαρτιας του λαου εν ω γαρ πεπονθεν αυτος πειρασθεις δυναται τοις πειραζομενοις βοηθησαι

    ton de brachu ti par aggelous êlattômenon blepomen iêsoun dia to pathêma tou thanatou doxê kai timê estephanômenon hopôs chariti theou huper pantos geusêtai thanatou eprepen gar autô di hon ta panta kai di hou ta panta pollous huious eis doxan agagonta ton archêgon tês sôtêrias autôn dia pathêmatôn teleiôsai ho te gar hagiazôn kai hoi hagiazomenoi ex henos pantes di hên aitian ouk epaischunetai adelphous autous kalein legôn apaggelô to onoma sou tois adelphois mou en mesô ekklêsias humnêsô se kai palin egô esomai pepoithôs ep autô kai palin idou egô kai ta paidia ha moi edôken ho theos epei oun ta paidia kekoinônêken haimatos kai sarkos kai autos paraplêsiôs meteschen tôn autôn hina dia tou thanatou katargêsê ton to kratos echonta tou thanatou tout estin ton diabolon kai apallaxê toutous hosoi phobô thanatou dia pantos tou zên enochoi êsan douleias hou gar dêpou aggelôn epilambanetai alla spermatos abraam epilambanetai hothen ôpheilen kata panta tois adelphois homoiôthênai hina eleêmôn genêtai kai pistos archiereus ta pros ton theon eis to hilaskesthai tas hamartias tou laou en hô gar peponthen autos peirastheis dunatai tois peirazomenois boêthêsai

    "Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, en medio de la congregación te alabaré. Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados".


    (4) Colosenses 1: 15-17
    ος εστιν εικων του θεου του αορατου πρωτοτοκος πασης κτισεως οτι εν αυτω εκτισθη τα παντα εν τοις ουρανοις και επι της γης τα ορατα και τα αορατα ειτε θρονοι ειτε κυριοτητες ειτε αρχαι ειτε εξουσιαι τα παντα δι αυτου και εις αυτον εκτισται και αυτος εστιν προ παντων και τα παντα εν αυτω συνεστηκεν

    hos estin eikôn tou theou tou aoratou prôtotokos pasês ktiseôs hoti en autô ektisthê ta panta en tois ouranois kai epi tês gês ta horata kai ta aorata eite thronoi eite kuriotêtes eite archai eite exousiai ta panta di autou kai eis auton ektistai kai autos estin pro pantôn kai ta panta en autô sunestêken

    "El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten".






    4.04. La declaración de Tomás

    Juan 20: 28

    απεκριθη θωμας και ειπεν αυτω ο κυριος μου και ο θεος μου

    apekrithê thômas kai eipen autô ho kurios mou kai ho theos mou

    "Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!" (RV-1960)





    4.03. La confesión de Pedro


    Mateo 16: 16


    αποκριθεις δε σιμων πετρος ειπεν συ ει ο χριστος ο υιος του θεου του ζωντος


    apokritheis de simôn petros eipen su ei ho christos ho huios tou theou tou zôntos


    "Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente" (RV-1960).





    4.02. El testimonio de Pablo


    (1) Filipenses 2: 5-11


    τουτο φρονειτε εν υμιν ο και εν χριστω ιησου ος εν μορφη θεου υπαρχων ουχ αρπαγμον ηγησατο το ειναι ισα θεω αλλα εαυτον εκενωσεν μορφην δουλου λαβων εν ομοιωματι ανθρωπων γενομενος και σχηματι ευρεθεις ως ανθρωπος εταπεινωσεν εαυτον γενομενος υπηκοος μεχρι θανατου θανατου δε σταυρου διο και ο θεος αυτον υπερυψωσεν και εχαρισατο αυτω το ονομα το υπερ παν ονομα ινα εν τω ονοματι ιησου παν γονυ καμψη επουρανιων και επιγειων και καταχθονιων και πασα γλωσσα εξομολογησηται οτι κυριος ιησους χριστος εις δοξαν θεου πατρος


    touto phroneite en humin ho kai en christô iêsou hos en morphê theou huparchôn ouch harpagmon hêgêsato to einai isa theô alla heauton ekenôsen morphên doulou labôn en homoiômati anthrôpôn genomenos kai schêmati heuretheis hôs anthrôpos etapeinôsen heauton genomenos hupêkoos mechri thanatou thanatou de staurou dio kai ho theos auton huperupsôsen kai echarisato autô to onoma to huper pan onoma hina en tô onomati iêsou pan gonu kampsê epouraniôn kai epigeiôn kai katachthoniôn kai pasa glôssa exomologêsêtai hoti kurios iêsous christos eis doxan theou patros


    "Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre" (RV - 1960).


    (2) Colosenses 1: 15-17


    ος εστιν εικων του θεου του αορατου πρωτοτοκος πασης κτισεως οτι εν αυτω εκτισθη τα παντα εν τοις ουρανοις και επι της γης τα ορατα και τα αορατα ειτε θρονοι ειτε κυριοτητες ειτε αρχαι ειτε εξουσιαι τα παντα δι αυτου και εις αυτον εκτισται και αυτος εστιν προ παντων και τα παντα εν αυτω συνεστηκεν


    hos estin eikôn tou theou tou aoratou prôtotokos pasês ktiseôs hoti en autô ektisthê ta panta en tois ouranois kai epi tês gês ta orata kai ta aorata eite thronoi eite kuriotêtes eite archai eite exousiai ta panta di autou kai eis auton ektistai kai autos estin pro pantôn kai ta panta en autô sunestêken


    "El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten" (RV - 1960).


    (3) 2 Corintios 8: 9
    γινωσκετε γαρ την χαριν του κυριου ημων ιησου [χριστου] οτι δι υμας επτωχευσεν πλουσιος ων ινα υμεις τη εκεινου πτωχεια πλουτησητε


    ginôskete gar tên charin tou kuriou hêmôn iêsou [christou] hoti di humas eptôcheusen plousios ôn hina humeis tê ekeinou ptôcheia ploutêsête


    "Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos" (RV - 1960).





    4.01. El testimonio de Juan


    (1) Juan 1: 1

    εν αρχη ην ο λογος και ο λογος ην προς τον θεον και θεος ην ο λογος

    en archê ên ho logos kai ho logos ên pros ton theon kai theos ên ho logos

    "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios."




    (2) Juan 3: 13

    και ουδεις αναβεβηκεν εις τον ουρανον ει μη ο εκ του ουρανου καταβας ο υιος του ανθρωπου [ο ων εν τω ουρανω]

    kai oudeis anabebêken eis ton ouranon ei mê ho ek tou ouranou katabas ho huios tou anthrôpou [ho ôn en tô ouranô]

    "Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, [que está en el cielo]."


    Juan 3: 31-34:

    ο ανωθεν ερχομενος επανω παντων εστιν ο ων εκ της γης εκ της γης εστιν και εκ της γης λαλει ο εκ του ουρανου ερχομενος επανω παντων εστιν ο εωρακεν και ηκουσεν τουτο μαρτυρει και την μαρτυριαν αυτου ουδεις λαμβανει ο λαβων αυτου την μαρτυριαν εσφραγισεν οτι ο θεος αληθης εστιν ον γαρ απεστειλεν ο θεος τα ρηματα του θεου λαλει ου γαρ εκ μετρου διδωσιν το πνευμα

    ho anôthen erchomenos epanô pantôn estin ho ôn ek tês gês ek tês gês estin kai ek tês gês lalei ho ek tou ouranou erchomenos epanô pantôn estin ho heôraken kai êkousen touto marturei kai tên marturian autou oudeis lambanei ho labôn autou tên marturian esphragisen hoti ho theos alethês estin hon gar apesteilen ho theos ta rhêmata tou theou lalei ou gar ek metrou didôsin to pneuma

    "El que de arriba viene, es sobre todos; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales habla; el que viene del cielo, es sobre todos. Y lo que vio y oyó, esto testifica; y nadie recibe su testimonio. El que recibe su testimonio, éste atestigua que Dios es veraz. Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida."


    (3) Juan 5: 22

    ουδε γαρ ο πατηρ κρινει ουδενα αλλα την κρισιν πασαν δεδωκεν τω υιω

    oude gar patêr krinei oudena alla tên krisin pasan dedôken tô huiô

    "Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo."





    Juan 5: 28, 29:

    μη θαυμαζετε τουτο οτι ερχεται ωρα εν η παντες οι εν τοις μνημειοις ακουσουσιν της φωνης αυτου και εκπορευσονται οι τα αγαθα ποιησαντες εις αναστασιν ζωης οι τα φαυλα πραξαντες εις αναστασιν κρισεως

    mê thaumazete touto hoti erchetai hôra en hê pantes hoi en tois mnêmeiois akousousin tês phônes autou kai ekporeusontai hoi ta agatha poiêsantes eis anastasin zôês hoi ta phaula praxantes eis anastasin kriseôs

    "No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación"




    (4) Juan 6: 62

    εαν ουν θεωρητε τον υιον του ανθρωπου αναβαινοντα οπου ην το προτερον

    ean oun theôrête ton huion tou anthrôpou anabainonta hopou ên to proteron

    "¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero?"




    Juan 8: 14:

    απεκριθη ιησους και ειπεν αυτοις καν εγω μαρτυρω περι εμαυτου αληθης εστιν η μαρτυρια μου οτι οιδα ποθεν ηλθον και που υπαγω υμεις δε ουκ οιδατε ποθεν ερχομαι η που υπαγω

    apekrithê iêsous kai eipen autois kan egô marturô peri emautou alêthês estin hê marturia mou hoti oida pothen êlthon kai pou hupagô humeis de ouk oidate pothen erchomai ê mou hupagô

    "Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo, ni a dónde voy."




    Juan 8: 16:

    και εαν κρινω δε εγω η κρισις η εμη αληθινη εστιν οτι μονος ουκ ειμι αλλ εγω και ο πεμψας με [πατηρ]

    kai ean krinô de egô hê krisis emê alêthinê estin hoti monos ouk all' egô kai ho pempsas me [patêr]

    "Y si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy yo solo, sino yo y el que me envió, [el Padre]."




    Juan 8: 23:

    και ελεγεν αυτοις υμεις εκ των κατω εστε εγω εκ των ανω ειμι υμεις εκ τουτου του κοσμου εστε εγω ουκ ειμι εκ του κοσμου τουτου

    kai elegen autois humeis ek tôn katô este egô ek tôn anô eimi humeis ek touto tou kosmou este egô ouk eimi ek tou kosmou toutou

    "Y les dijo: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo."




    Juan 8: 58:

    ειπεν αυτοις ιησους αμην αμην λεγω υμιν πριν αβρααμ γενεσθαι εγω ειμι

    eipen autois iêsous amên amên legô humin prin abraam genesthai egô eimi

    "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy."




    Juan 15:22:

    ει μη ηλθον και ελαλησα αυτοις αμαρτιαν ουκ ειχοσαν νυν δε προφασιν ουκ εχουσιν περι της αμαρτιας αυτων

    ei mê êlthon kai elalêsa autois hamartian ouk eichousan nun de prophasin ouk echousin peri tês hamartias autôn

    "Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado."




    Juan 16: 28:

    εξηλθον εκ του πατρος και εληλυθα εις τον κοσμον παλιν αφιημι τον κοσμον και πορευομαι προς τον πατερα

    exêlthon ek tou patros kai elêlutha eis ton kosmon palin aphiêmi ton kosmon kai poreuomai pros ton patera

    "Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre."




    Juan 17: 5:

    και νυν δοξασον με συ πατερ παρα σεαυτω τη δοξη η ειχον προ του τον κοσμον ειναι παρα σοι

    kai nun doxason me su pater para seautô tê doxê hê eichon pro tou ton kosmon einai para soi

    "Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese."






    4.00. La preexistencia de Cristo en el NT

    4.01. El testimonio de Juan.

    2). El testimonio de Pablo.

    3). La confesión de Pedro.

    4). La declaración de Tomás.

    5). El Principio de toda la creación.

    6). El significado de μονογενης [monogenês].

    7). El significado de πρωτοτοκος [prôtotokos].





    3.06. Profetizado el tiempo de la venida del Mesías


    La nota predominante de la predicación de Cristo era: "El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio" (Marcos 1: 15).

    Así el mensaje evangélico, tal como lo daba el Salvador mismo, se basaba en las profecías. El "tiempo" que él declaraba cumplido, era el período dado a conocer a Daniel por el ángel Gabriel:

    "Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos" (Daniel 9: 24).

    En la profecía, un día representa un año (Números 14: 34. Ezequiel 4: 6).

    Las setenta semanas, o cuatrocientos noventa días, representaban cuatrocientos noventa años. Y se había dado un punto de partida para este período:

    "Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar a Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas," (Daniel 9: 25) sesenta y nueve semanas, es decir, cuatrocientos ochenta y tres años.

    La orden de restaurar y edificar a Jerusalén, completada por el decreto de Artajerjes Longímano, (Esdras 6:14; 7: 1) entró a regir en el otoño del año 457 antes de C. Desde ese tiempo, cuatrocientos ochenta y tres años llegan hasta el otoño del año 27 de J. C.

    Según la profecía, este período había de llegar hasta el Mesías, el Ungido. En el año 27 de nuestra era, Jesús, en ocasión de su bautismo, recibió la unción del Espíritu Santo, y poco después empezó su ministerio. Entonces fue proclamado el mensaje: "El tiempo es cumplido."

    Había declarado el ángel: "En otra semana [siete años] confirmará el pacto a muchos."

    Por siete años después que el Salvador empezó su ministerio, el Evangelio había de ser predicado especialmente a los judíos; por Cristo mismo durante tres años y medio, y después por los apóstoles.

    "A la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda" (Daniel 9: 27). En la primavera del año 31 de nuestra era, Cristo, el verdadero sacrificio, fue ofrecido en el Calvario. Entonces el velo del templo se rasgó en dos, demostrando que el significado y el carácter sagrado del ritual de los sacrificios habían terminado. Había llegado el tiempo en que debían cesar los sacrificios y las oblaciones terrenales.

    La semana -siete años- terminó en el año 34 de nuestra era. Entonces, por el apedreamiento de Esteban, los judíos sellaron finalmente su rechazamiento del Evangelio; los discípulos, dispersados por la persecución, "iban por todas partes anunciando la palabra" (Hechos 8: 4); poco después, se convirtió Saulo el perseguidor, y llegó a ser Pablo, el apóstol de los gentiles.

    El tiempo de la venida de Cristo, su ungimiento por el Espíritu Santo, su muerte y la proclamación del Evangelio a los gentiles, habían sido indicados en forma definida.

    Era privilegio del pueblo judío comprender estas profecías, y reconocer su cumplimiento en la misión de Jesús. Cristo instó a sus discípulos a reconocer la importancia del estudio de la profecía.

    Refiriéndose a la que fue dada a Daniel con respecto a su tiempo, dijo: "El que lee, entienda." (Mateo 24: 15). Después de su resurrección, explicó a los discípulos en "todos los profetas" "lo que de él decían" (Lucas 24: 27).

    El Salvador había hablado por medio de todos los profetas. "El espíritu de Cristo que estaba en ellos" "anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos" (1 Pedro 1: 11).






    3.05. Los sacrificios del AT - una confesión de fe en el Redentor prometido


    El sacrificio de animales fue ordenado por Dios para que fuese para el hombre un recuerdo perpetuo, un penitente reconocimiento de su pecado y una confesión de su fe en el Redentor prometido.


    Tenía por objeto manifestar a la raza caída la solemne verdad de que el pecado era lo que causaba la muerte.


    Para Adán el ofrecimiento del primer sacrificio fue una ceremonia muy dolorosa. Tuvo que alzar la mano para quitar una vida que sólo Dios podía dar. Por primera vez iba a presenciar la muerte, y sabía que si hubiese sido obediente a Dios no la habrían conocido el hombre ni las bestias.


    Mientras mataba a la inocente víctima temblaba al pensar que su pecado haría derramar la sangre del Cordero inmaculado de Dios.


    Esta escena le dio un sentido más profundo y vívido de la enormidad de su transgresión, que nada sino la muerte del querido Hijo de Dios podía expiar. Y se admiró de la infinita bondad que daba semejante rescate para salvar a los culpables. Una estrella de esperanza iluminaba el tenebroso y horrible futuro, y le libraba de una completa desesperación.





    3.04. El sacrificio de Isaac por Abrahán como un tipo


    "Y tomó Abraham la leña del holocausto, y la puso sobre Isaac su hijo, y él tomó en su mano el fuego y el cuchillo; y fueron ambos juntos. Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos. Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña. Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo" (Génesis 22: 6-13).


    Mediante símbolos y promesas, Dios "evangelizó antes a Abrahán." (Gálatas 3: 8.) Y la fe del patriarca se fijó en el Redentor que había de venir. Cristo dijo a los judíos: "Abrahán vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vio, y se gozó." (Juan 8: 56.)


    Dios tenía el propósito de que la ofrenda de Isaac prefigurara el sacrificio de su Hijo. Isaac fue un símbolo del Hijo de Dios, que fue ofrecido como sacrificio por los pecados del mundo.


    El carnero ofrecido en lugar de Isaac representaba al Hijo de Dios, que había de ser sacrificado en nuestro lugar. Cuando el hombre estaba condenado a la muerte por su transgresión de la ley de Dios, el Padre, mirando a su Hijo, dijo al pecador: "Vive, he hallado un rescate."


    Fue para grabar en la mente de Abrahán la realidad del Evangelio, así como para probar su fe, por lo que Dios le mandó sacrificar a su hijo. No obstante, nadie sino Dios pudo comprender la grandeza del sacrificio de aquel padre al acceder a que su hijo muriese.


    La agonía que sufrió durante los aciagos días de aquella terrible prueba fue permitida para que comprendiera por su propia experiencia algo de la grandeza del sacrificio hecho por el Dios infinito en favor de la redención del hombre. Ninguna otra prueba podría haber causado a Abrahán tanta angustia como la que le causó el ofrecer a su hijo.


    Dios dio a su Hijo para que muriera en la agonía y la vergüenza. A los ángeles que presenciaron la humillación y la angustia del Hijo de Dios, no se les permitió intervenir como en el caso de Isaac. No hubo, voz que clamara: "¡Basta!" El Rey de la gloria dio su vida para salvar a la raza caída. ¿Qué mayor prueba se puede dar del infinito amor y de la compasión de Dios? "El que aun a su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿como no nos dará también con él todas las cosas?" (Romanos 8: 32).

    El sacrificio exigido a Abrahán no fue sólo para su propio bien ni tampoco exclusivamente para el beneficio de las futuras generaciones; sino también para instruir a los seres sin pecado del cielo y de otros mundos. El campo de batalla entre Cristo y Satanás, el terreno en el cual se desarrolla el plan de la redención, es el libro de texto del universo.


    Por haber demostrado Abrahán falta de fe en las promesas de Dios, Satanás le había acusado ante los ángeles y ante Dios de no ser digno de sus bendiciones. Dios deseaba probar la lealtad de su siervo ante todo el cielo, para demostrar que no se puede aceptar algo inferior a la obediencia perfecta y para revelar más plenamente el plan de la salvación.

    Los seres celestiales fueron testigos de la escena en que se probaron la fe de Abrahán y la sumisión de Isaac. La prueba fue mucho más severa que la impuesta a Adán. La obediencia a la prohibición hecha a nuestros primeros padres no extrañaba ningún sufrimiento; pero la orden dada a Abrahán exigía el más atroz sacrificio.


    Todo el cielo presenció, absorto y maravillado, la intachable obediencia de Abrahán. Todo el cielo aplaudió su fidelidad. Se demostró que las acusaciones de Satanás eran falsas. Dios declaró a su siervo: "Ya conozco que temes a Dios [a pesar de las denuncias de Satanás], pues que no me rehusaste tu hijo, tu único."


    El pacto de Dios, confirmado a Abrahán mediante un juramento ante los seres de los otros mundos, atestiguó que la obediencia será premiada.


    Había sido difícil aun para los ángeles comprender el misterio de la redención, entender que el Soberano del cielo, el Hijo de Dios, debía morir por el hombre culpable.


    Cuando a Abrahán se le mandó ofrecer a su hijo en sacrificio, se despertó el interés de todos los seres celestiales. Con intenso fervor, observaron cada paso dado en cumplimiento de ese mandato.


    Cuando a la pregunta de Isaac: "¿Dónde está el cordero para el holocausto?" Abrahán contestó: "Dios se proveerá de cordero;" y cuando fue detenida la mano del padre en el momento mismo en que estaba por sacrificar a su hijo y el carnero que Dios había provisto fue ofrecido en lugar de Isaac, entonces se derramó luz sobre el misterio de la redención, y aun los ángeles comprendieron más claramente las medidas admirables que había tomado Dios para salvar al hombre.


    "A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles" (1 Pedro 1: 12.)





    3.03. Cristo existió desde toda la eternidad


    "Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad" (Miqueas 5: 2).


    Belén.
    Pueblo a unos 8 km al sur de Jerusalén; conserva su nombre bíblico. El pueblo también era llamado Efrata (Génesis 35: 19; cf. Rut 4: 11) y Belén de Judá (o Judea) sin duda para que se distinguiera de Belén de Zabulón (Josué 19: 15-16). Belén fue el lugar donde nació David (1 Samuel 16: 1, 4; cf. Lucas 2: 11).

    Familias.
    Heb. 'alafim que puede definir tribus o clanes desde un punto de vista numérico. "Pequeña", podría, pues, referirse al clan representado por los habitantes de Belén o quizá al pueblo mismo que nunca alcanzó a tener mucha importancia.

    Me saldrá.
    Los judíos reconocían que esta profecía era mesiánica, y en respuesta a la pregunta de Herodes en cuanto a dónde había de nacer el Mesías, citaron este pasaje de Miqueas (Mateo 2: 3-6).

    Salidas.
    Heb. motsa'oth, el plural de mots'ah, de la raíz yatsa', "salir". No es enteramente claro a qué se refiere este término. Puesto que aquí se representa al Mesías como a un rey, algunos han pensado que la referencia es a un rey que sale en funciones reales. Otros creen que es una referencia a las diversas apariciones de Cristo en el AT, tales como a Abrahán (Génesis 18) y a Jacob (Génesis 32: 24- 32).

    Desde los días de la eternidad.
    Miqueas claramente señala la preexistencia de Aquel que había de nacer en Belén. Estas "salidas" de Cristo alcanzan hasta la eternidad en el pasado. "En el principio era el Verbo" (Juan 1: 1).

      Fecha y hora actual: Lun 24 Sep 2018 - 6:03