CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» iglesia de Cristo Barrio San Carlos
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptySáb 29 Feb 2020 - 16:50 por administrador

» La Fuente De La Tentación Y Del Pecado
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyMar 25 Feb 2020 - 14:23 por administrador

» TRANSFORMADOS POR LA RENOVACIÓN DE NUESTRA MENTE.
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyDom 23 Feb 2020 - 19:14 por administrador

» Son buenas todas las religiones?
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyLun 3 Feb 2020 - 10:27 por administrador

» Lecciones que Israel no aprendió
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptySáb 1 Feb 2020 - 16:26 por administrador

» El pecado de la fornicación.
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyMar 7 Ene 2020 - 14:42 por administrador

» 7 Engaños de Satanas
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyMar 7 Ene 2020 - 11:32 por administrador

» El don de sanidad
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyMiér 18 Dic 2019 - 12:34 por administrador

» Material para niños. N.T.
¿Tienen Razon los Sabatistas? EmptyVie 13 Dic 2019 - 13:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Abril 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario


    ¿Tienen Razon los Sabatistas?

    administrador
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 346
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 56
    Localización : Monterrey

    ¿Tienen Razon los Sabatistas? Empty ¿Tienen Razon los Sabatistas?

    Mensaje  administrador el Sáb 1 Mayo 2010 - 20:06

    «¿Tienen Razón los Sabatistas?»

    Por Phillip Gray, La Verdad Para el Mundo



    El apóstol Juan escribió en 1 Juan 4:1: «Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.» Puesto que la verdad vale más que el error en nuestra salvación, hay que probar las enseñanzas religiosas que nos rodean para ver si son de Dios. Hay muchos falsos profetas todavía. Judas 3 por tanto nos exhorta a contender «ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.» La mentira del diablo en el huerto de Edén fue, «No moriréis» (Génesis 3:4), una contradicción tajante contra la Palabra de Dios de Génesis 2:17. Su mentira favorita en nuestra época contemporánea es, «No hace diferencia lo que Ud. creyera, Madre Eva—o sea, si moriréis, o si no moriréis—con tal que esté sincera y respetuosa en su creencia.» Es otra trampa de Satanás con el mismo resultado. En vez de contradecir directamente la Palabra del Señor, el Enemigo simplemente nos convence que no importa lo que uno crea al respecto, por lo menos si uno tenga el respeto para las opiniones contrarias sin juzgarlas.

    Para nuestro programa del día de hoy, pensamos explorar un tema doctrinal específico a la luz de la verdad de la Palabra de Dios encontrada en la biblia. Algunos hoy día alegan que el cristiano debe adorar a Dios en el séptimo día de la semana, puesto que, se alega, esa ley del sábado sigue siendo vigente bajo el Nuevo Pacto de Jesucristo. ¿Tienen razón los sabatistas? Dentro de poco, volveremos a contestar esa pregunta respetuosamente. Primero, quisiera informarle, estimado oyente, que disponemos cursos bíblicos por correspondencia completamente gratis. Si Ud. desea ampliar su conocimiento de las Escrituras, nuestro curso elemental gratuito es idóneo para su provecho. Escriba, por favor, a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180.

    ¿Tienen razón los sabatistas? Ellos alegan que es necesario observar el sábado bajo el Nuevo Testamento en vez del primer día de la semana. Podemos meditar en este concepto y luego refutar algunos argumentos favoritos usados por los sabatistas.

    Primero, algunos de ellos contienden que, puesto que Dios por los profetas en los tiempos antiguos mandó a los Israelitas a guardar el sábado (además llamado «el día de reposo»), nosotros mismos tenemos que guardarlo hoy día. No obstante, ese argumento no toma en cuenta que nosotros estamos sujetos a las enseñanzas de Cristo hoy día. Hebreos 1:1-2 dice: «Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo....» Hebreos 2:3-4 añade que la salvación anunciada primeramente por Cristo «nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.» Esa descripción es de las actividades y las enseñanzas inspiradas por medio de los apóstoles y profetas de Cristo, actividades que resultaron en los 27 libros de nuestro Nuevo Testamento hoy día.

    En el Nuevo Testamento, es enseñado claramente que el sábado ha sido anulado. Colosenses 2:14-17 dice: «anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.» ¿Cómo es que los sabatistas sin lugar a dudas nos juzgan a nosotros en cuanto a los días de reposo, lo cual se refiere al sábado? Nos juzgan así a pesar de este texto tan claro.

    Segundo, algunos sabatistas argumentan que el hecho que el sábado o el día de reposo fue llamado por ese nombre en el Nuevo Testamento es evidencia de que Dios aprueba de nuestra observancia del sábado bajo el Nuevo Testamento. Pero, ese argumento es débil, porque el templo fue llamado el templo en el Nuevo Testamento, y los sacrificios fueron llamados los sacrificios en el Nuevo Testamento, y el día de Pentecostés fue llamado el día de Pentecostés, pero nada de eso comprueba que tengamos que adorar a Dios en el templo de Jerusalén, ni sacrificando los animales, ni observando la fiesta de Pentecostés hoy día.

    Tercero, algunos sabatistas observan que Pablo predicaba en las sinagogas en el sábado en el libro de Hechos. Pero, eso no es ninguna prueba de que Pablo observara el sábado como tal, sino simplemente que se aprovechaba de la oportunidad de predicar a los judíos que siguieron reuniéndose los sábados en sus sinagogas. Cuando Pablo se congregó con los cristianos, se congregó en el primer día de la semana (Hechos 20:7).

    Cuarto, ¿cuál fue el corazón o el grano del Antiguo Pacto, la Ley de Moisés (además conocido como el Antiguo Testamento)? La respuesta es: Los diez mandamientos. Los diez mandamientos, escrito en las dos tablas de piedra, se constituyeron el grano o centro del Antiguo Pacto. De hecho, son llamados el pacto como en Deuteronomio 9:11 donde Moisés escribió: «Sucedió al fin de los cuarenta días y cuarenta noches, que Jehová me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto.» Obviamente, las tablas del pacto se refieren a los diez mandamientos. Según las evidencias de 1 Reyes 8:9 y 21, las dos tablas de piedra, o sea, los diez mandamientos, fueron lo mismo que el pacto que estaba en el arca. No hay lugar a dudas: los diez mandamientos fueron lo mismo del pacto.

    Pero ese pacto fue hecho solamente con los Israelitas cuando Dios los trajo de Egipto (Jeremías 31:31-32). Jeremías predijo que Dios iba a establecer un Nuevo Pacto. Nosotros ahora estamos bajo ese Nuevo Pacto, el Nuevo Testamento de Jesucristo (Hebreos 8:5-13). Cristo es el mediador del Nuevo Pacto (Hebreos 8:6; 9:15; 12:24). Aunque se encuentra el mandamiento de guardar el sábado en el Antiguo Pacto, la Ley de Moisés para los Israelitas, ese mandamiento no es encontrado en ninguna parte del Nuevo Pacto de Jesucristo, como indicado en Colosenses 2:14-17). Ese pacto constaba de los Diez Mandamientos por su centro. La ley del sábado fue uno de los Diez mandamientos. No estamos bajo los Diez Mandamientos ahora, sino bajo la Ley de Cristo. A veces, algunos tratan de contestar que si nosotros no estamos bajo los diez mandamientos hoy día, entonces sería bueno matar y robar, etc. Pero, no es así, porque tales pecados están condenados ahora bajo el Nuevo Pacto de Cristo (Romanos 13:9-10).

    Quinto, cuando los Diez Mandamientos fueron escritos en las dos tablas de piedra, la piel del rostro de Moisés resplandecía, después que hubo hablado con Dios (Éxodo 34:27-35). Recuerde, por favor, que Moisés tuvo en sus manos las dos tablas de piedra conteniendo los Diez Mandamientos, incluso el mandamiento para observar el sábado, cuando descendía del monte y cuando resplandecía la piel de su rostro. En cuanto a ese mismo evento, el apóstol Pablo escribe en 2 Corintios 3:6-9 (hablando de Dios): «el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica. Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de parecer, ¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación.» Los Diez Mandamientos, el Antiguo Pacto, fueron llamados el ministerio de condenación porque nadie pudo guardar los mandamientos perfectamente bien, y esa perfección fue exigida para la justificación bajo ese Antiguo Pacto (Gálatas 3:10). Ese ministerio de condenación vino con una gloria temporal, la gloria del resplandor de la piel del rostro de Moisés cuando descendió del monte con las dos tablas de piedra en sus manos. Fue quitada esa gloria y fue reemplazada con la gloria superior del Nuevo Pacto de Jesucristo. Los Diez Mandamientos fueron escritos en esas dos tablas de piedra cuando resplandecía la piel del rostro de Moisés. Los Diez Mandamientos incluyeron la ley del sábado. Pero, Pablo explica como eso fue quitado y en su lugar permanece la gloria superior del Nuevo Pacto (2 Corintios 3:11), que ahora inculca el primer día de la semana como el día para adorar a Dios.

    Estimado oyente, tales temas doctrinales importan. No podemos ser justificados si añadamos a la Palabra de Cristo o si imponemos un requisito antiguo del Antiguo Testamento que ha está difunto (Gálata 5:1-4). Seremos juzgados de acuerdo con nuestras prácticas que sean sujetas a las enseñanzas verdaderas de Cristo. Favor de obedecerle hoy día, al creer en él, al arrepentirse de sus pecados, al confesar su nombre, y al ser bautizado en agua para perdón de sus pecados (Hechos 2:38). Gracias, y hasta la próxima.


    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Jue 2 Abr 2020 - 16:59