CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» iglesia de Cristo Barrio San Carlos
Carácter y conducta de apóstatas EmptySáb 29 Feb 2020 - 16:50 por administrador

» La Fuente De La Tentación Y Del Pecado
Carácter y conducta de apóstatas EmptyMar 25 Feb 2020 - 14:23 por administrador

» TRANSFORMADOS POR LA RENOVACIÓN DE NUESTRA MENTE.
Carácter y conducta de apóstatas EmptyDom 23 Feb 2020 - 19:14 por administrador

» Son buenas todas las religiones?
Carácter y conducta de apóstatas EmptyLun 3 Feb 2020 - 10:27 por administrador

» Lecciones que Israel no aprendió
Carácter y conducta de apóstatas EmptySáb 1 Feb 2020 - 16:26 por administrador

» El pecado de la fornicación.
Carácter y conducta de apóstatas EmptyMar 7 Ene 2020 - 14:42 por administrador

» 7 Engaños de Satanas
Carácter y conducta de apóstatas EmptyMar 7 Ene 2020 - 11:32 por administrador

» El don de sanidad
Carácter y conducta de apóstatas EmptyMiér 18 Dic 2019 - 12:34 por administrador

» Material para niños. N.T.
Carácter y conducta de apóstatas EmptyVie 13 Dic 2019 - 13:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Abril 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario


    Carácter y conducta de apóstatas

    administrador
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 346
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 56
    Localización : Monterrey

    Carácter y conducta de apóstatas Empty Carácter y conducta de apóstatas

    Mensaje  administrador el Mar 29 Jun 2010 - 8:24

    Carácter y conducta de apóstatas
    2 Tim. 3:1-5
    Introducción
    A. Pablo describe las vasijas para usos deshonrosos en 2:20, 21, de las cuales las vasijas para usos honrosos deberían apartarse.
    B. Ahora describe las vasijas para usos deshonrosos.
    C. Estos versículos describen la apostasía, pues dice el v. 5, “que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella”; le había exhortado en los versículos anteriores a ser amable y sufrido, pero esto no sería fácil, por las siguientes razones. Al describir a los apóstatas, él dice, “a éstos evita”.
    I. Timoteo debería “saber esto”.
    A. No debería engañarse ni escandalizarse con respecto al carácter y conducta de apóstatas. Pablo quería que Timoteo tuviera comprensión adecuada del proceso de la apostasía para estar bien prevenido.
    B. El llamado gnosticismo (filosofía que proclamaba la redención por medio del conocimiento) tuvo dos ramas principales: el gnosticismo ascético (1 Tim. 4:1-5, prohibiendo ciertos alimentos y el matrimonio), y el gnosticismo antinomiano (opuesto a la ley) y licencioso descrito en este texto (2 Tim. 3:1-9), como también en 2 Ped. 2; Judas; etc. El gnosticismo enseñaba que el cuerpo es malo (como toda materia según ellos era mala); por eso, había dos maneras de disiparlo: Col. 2:23, “en duro trato del cuerpo” (ascetismo), o 2 Tim. 3:2-5, por medio del libertinaje.
    B. Asimismo nosotros, debemos “saber esto”. La Biblia habla de cristianos, iglesias de Cristo, santos, etc., y uno podría pensar que en la iglesia nunca habría problemas serios, pero Mat. 7:15-10; Hech. 20:28-31; 2 Tes. 2; 1 Tim. 4:1-5; 2 Ped. 2; Judas; cartas de Juan … a través del N. T. leemos de falsos profetas y falsos maestros en la iglesia, y de las muchas divisiones causadas por ellos.
    C. Por eso, nadie debe estar escandalizado, porque siempre habrá hermanos que serán motivados no por convicción sino por conveniencia. Los mismos hermanos en Cristo tuercen las Escrituras para apoyar sus errores favoritos; por ejemplo, el establecimiento de escuelas bíblicas y otras instituciones de las iglesias de Cristo, errores con respecto al divorcio y nuevas nupcias, etc.
    II. En los postreros días.
    A. Isa. 1:1, “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones”.
    B. Hech. 2:16, “Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: 17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños”.
    C. 1 Tim. 4:1, “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe”.
    D. Heb. 1:1, “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo”.
    E. 1 Jn. 2:18, “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo”.
    F. “Los postreros días” o “el último tiempo”, etc. no se refiere, como muchos suponen, a los días inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo, sino más bien a los días del Mesías, Cristo Jesús. Los últimos días comenzaron el día de Pentecostés (Hech. 2) y continuarán hasta que Cristo venga la segunda vez.
    G. Ha habido tres dispensaciones principales: la dispensación patriarcal, la dispensación mosaica y la dispensación cristiana. Así es que nosotros estamos viviendo en los últimos días, o sea, en la dispensación cristiana. Es el último tiempo porque no habrá otra dispensación después de esta.
    H. “Vendrán tiempos peligrosos (difíciles, LBLA). Vendrán tiempos duros. En seguida Pablo describe a los hombres que harán que vengan tiempos difíciles.
    III. La descripción de tales hombres.
    -- amadores de sí mismos, Tito 1:7 (“no soberbio”, “que se agrada a sí mismo”). Es lógico que en una lista de pecadores, los primeros sean los egoístas, pues “el amor propio es el pecado básico, del cual provienen los otros pecados. En el momento en que una persona hace que su propia voluntad y su propio deseo sean el centro de su vida, se destruyen las relaciones divinas y humanas … Si el yo es el centro de la vida, entonces Cristo desaparece de ella … Todo pecado comienza con el egoísmo” (WB). Los amadores de sí mismos no toman en cuenta a Dios. Como el que “dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre …” (Luc. 8:4). Véanse Mat. 16:24; 1 Cor. 13:5, “no busca lo suyo”; Fil. 2:21. Son “religiosos” (v. 5) para su propio beneficio. Los tales pisotean los derechos de los otros miembros. Usan (manipulan) a los miembros y los asuntos de la iglesia para su propia ventaja y ganancia.
    -- avaros, literalmente, amadores de la plata (desde luego, porque son “amadores de sí mismos”). Luc. 16:14; 1 Cor. 5:10; 1 Tim. 6:10; Efes. 5:5; Col. 3:5. Este pecado es pura idolatría. Los hermanos que se ganan la vida trabajando en oficios deshonestos o en empleos ilegales son culpables de este pecado. Son “ganancias deshonestas”.
    -- vanagloriosos, jactanciosos, vanidosos, los que se jactan de su dinero (riqueza, inversiones, etc.), de su poder político, de su fuerza física, y de su gran inteligencia. Rom. 1:30; Sant. 4:16; 1 Jn. 2:16. Obsérvese la semejanza entre esta lista de pecados de los miembros de la iglesia y la lista de pecados de los paganos (Rom. 1). Casi son idénticos. “Mientras se jactan de sí mismos y de sus mercancías, sus logros, o talentos, estas personas son altivas en su actitud hacia los demás” (GH).
    -- soberbios. Esta palabra significa “mostrarse a sí mismo por sobre los demás” (WB). Rom. 1:30; Mar. 7:22. La Escritura dice que Dios recibe a los humildes pero resiste a los soberbios (Sant. 4:6; 1 Ped. 5:5; Prov. 3:24). Algunos soberbios no son jactanciosos, sino que son algo callados y fingen la humildad.
    -- blasfemos, difamadores. Estos son, desde luego, vanagloriosos y soberbios. Insultan y blasfeman contra Dios y contra los hombres. 1 Tim. 1:13, 20; 6:4; Mar. 7:22. Al hablar hieren, despreciando a otros; hacen daño a la reputación de otros. Algunos insultan cuando están enojados, pero otros insultan de manera calmada, simplemente porque son orgullosos y arrogantes y quieren despreciar a otros.
    -- desobedientes a los padres. Rom. 1:30. La ley de Moisés requería que los hijos honraran a sus padres (Ex. 20: 12), y que los rebeldes fueran apedreados (Deut. 21:18-21), porque para los niños los padres ocupaban el lugar de autoridad (en realidad, el lugar de Dios), y si no obedecían a sus padres, no obedecían a Dios. Jesús dice, “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí” (Mat. 10:37), pero también requiere que los hijos se sujeten a los padres, Efes. 6:1-3. Dice Prov. 19:18, “Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza”. Heb. 12:9-11 describe el beneficio de la disciplina. Es necesario que los hermanos que anhelen ser obispos o diáconos tengan en sujeción a sus hijos (1 Tim. 3; Tito 1). “La frase significa no ser persuadidos por sus padres. Son rebeldes, ahora fuera de control, porque fueron consentidos cuando eran niños” (BHR). En la actualidad una de las señas más indicativas de la decadencia de nuestro país es la falta total de respeto de muchos jóvenes hacia sus padres y otros adultos.
    -- ingratos, Luc. 6:35; Rom. 1:21. La ingratitud es uno de los peores crímenes contra Dios, los padres y otros. No están conscientes de ninguna deuda a nadie. Creen que no deben nada a sus propios padres que los criaron. Los “desobedientes a los padres” son ingratos, pues no son agradecidos a Dios, ni a los hombres. Es indispensable que los padres enseñen a sus hijos a dar gracias a Dios, a sus padres y a otros que les ayuden o les den algo, pues la vida de los ingratos es un desastre.
    -- impíos, no religiosos, los irreverentes, los que no adoran a Dios. 1 Tim. 1:9.
    -- sin afecto natural, Rom. 1:31. Sin esto la familia no puede existir. Sin esto es impensable casarse y tener hijos.1 Tim. 1:9, Pablo habla de “los parricidas y matricidas”. Sin afecto natural los padres abandonan a sus hijos, las mujeres voluntariamente abortan a sus bebés, etc.
    -- implacables, los que rehúsan hacer treguas, tajantemente rechazando la reconciliación y la paz. No escuchan ni razonan. Es indispensable que el discípulo de Cristo busque y acepte la reconciliación con sus hermanos, Mat. 5:23, 24; 18:15-17; y con Dios, 2 Cor. 5:18-20.
    -- calumniadores, los que acusan falsamente, Mat. 5:11.
    -- intemperantes, lo opuesto del dominio propio, personas de apetitos desenfrenados. Dan rienda suelta a las emociones y pasiones. Lo opuesto de “dueño de sí”.
    -- crueles, Rom. 1:31, como salvajes y fieras, completamente sin control sobre sus pasiones, sin misericordia. Col. 3:19. Sin misericordia y gentileza
    -- aborrecedores de lo bueno, lo opuesto a amante de lo bueno, Tito 1:8, 16; Fil. 4:8. Aman las tinieblas y aborrecen la luz, Juan 3:19.
    -- traidores. Luc. 6:16; Hech. 7:52; Mat. 10:21. Lo opuesto a la lealtad.
    -- impetuosos, obstinados, ingobernables, culpables de conducta irracional motivada por emociones fuertes de odio y prejuicio, sin tomar en cuenta las consecuencias de sus acciones y palabras, temerarios, testarudos, arrebatados. Hech. 19:36, “que nada hagáis precipitadamente”.
    -- infatuados, envanecidos (literalmente, cegados por humo).
    -- amadores de los deleites más que de Dios; Luc. 8:14, “La que cayó entre espinos, éstos son los que oyen, pero yéndose, son ahogados por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida, y no llevan fruto”. Estos placeres no son necesariamente placeres malos, pues si buscamos primeramente los placeres en lugar del reino de Dios y su justicia, el resultado es el mismo como si buscáramos placeres malos. Aparte de buscar deleites pecaminosas, hay muchas personas que sufren el frío, el calor, las lluvias, hacen viajes largos y difíciles, escalan sierras, se meten en agua rápida y peligrosa en lanchas pequeñas y se someten a toda clase de riesgos y peligrosos y hacen cualquier sacrificio para divertirse. Muchos hermanos que se quejan de un sermón de una hora ocupan asientos sin respaldos por tres horas para ver un juego de pelota. Véanse también 1 Tim. 5:6; Tito 3:3; Sant. 4:1, 3; 2 Ped. 2:13.
    -- que tendrán apariencia de piedad. No tienen piedad verdadera, sino solamente el aspecto exterior de la piedad. Son “miembros de la iglesia” pero no son cristianos. Asisten y cumplen con los actos de culto, pero su corazón (y vida) están lejos de Dios.
    -- pero negarán la eficacia de ella, no dejando que el evangelio tenga poder o influencia sobre sus vidas, viviendo como si no tuvieran religión alguna. Es mucho más fácil cumplir con los actos mismos de culto que sujetar el corazón al control de la ley de Dios.
    También es necesario recordar que aunque muchos líderes religiosos no son culpables de los pecados de este texto, ellos también niegan la eficacia del evangelio porque son “modernistas” que niegan la inspiración de las Escrituras, el nacimiento milagroso y la resurrección de Jesús, etc.
    Conclusión. ¿Qué pues? A éstos evita. No asociarse con ellos, 2 Jn. 10, 11; 2 Cor. 6:17.


    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Jue 2 Abr 2020 - 16:43