CRISTIANO FIEL

CRISTIANO FIEL

iglesia de Cristo en Monterrey Nuevo Leon México. Es un foro creado para los miembros de la iglesia de Cristo de habla hispana en el mundo

Últimos temas

» La negligencia y la diligencia
Mar 17 Jul 2018 - 6:24 por administrador

» Por que el bautismo?
Mar 17 Jul 2018 - 6:22 por administrador

» La Fé Biblica
Mar 17 Jul 2018 - 6:19 por administrador

» Monterrey Escurla de Prdicacion
Sáb 5 Mayo 2018 - 16:19 por administrador

» Cristo en los libros de la Biblia.
Jue 21 Mayo 2015 - 21:57 por administrador

» EL HOMBRE DEL MUNDO
Sáb 14 Mar 2015 - 13:23 por administrador

» Hablar en Lenguas.
Vie 20 Feb 2015 - 9:46 por administrador

» Por que Pablo habla de la Cruz?.
Sáb 3 Ene 2015 - 21:57 por administrador

» El Espiritu Santo Creador
Sáb 3 Ene 2015 - 21:13 por administrador

Navegación

Compañeros

Crear foro

Septiembre 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario


    OFRENDAS ILEGALES

    Comparte
    avatar
    administrador
    Admin
    Admin

    Mensajes : 323
    Fecha de inscripción : 03/12/2009
    Edad : 55
    Localización : Monterrey

    OFRENDAS ILEGALES

    Mensaje  administrador el Mar 4 Mayo 2010 - 8:56

    INTRODUCCION
    Como Dios no estuvo de acuerdo que Moisés golpeara la peña para sacarle agua (Núm. 20:8-12), tampoco está de acuerdo en que los hombres utilicen otros métodos en substitución de la ofrenda voluntaria que El claramente ha señalado para la era cristiana. No es posible catalogar todos los disparates que se le han ocurrido a los supuestos líderes cristianos para levantar fondos y por consideración de espacio nos limitamos a los tres temas: diezmos, salir a pedir y el comercio. Como Dios es meticuloso, los medios ilegales y turbulentos para crear fondos para su obra no son admisibles.

    I. LOS DIEZMOS

    A. Invitamos al lector a buscar y estudiar todas las citas de la Biblia que hablan del diezmo antes de formar una opinión. En particular sugerimos los siguientes textos; Gén. 14:17-20; Lev. 27:30-33; Núm. 18:21-32; Deut. 12:5-18; 14:22-29; 26:12-15; Mal. 3:6-10; Mat. 23:23 y Heb. 4:7. Si lo hace llegará a las siguientes conclusiones: (1) no hay registro bíblico que un cristiano, o una iglesia fuera mandada a diezmar o que algún ministro cristiano fuera sostenido por diezmos; (2) el mandamiento de diezmar fue dado al pueblo de Israel, en beneficio de los hijos de Leví cuando el Antiguo Testamento estaba en vigor; (3) que el diezmo fue entregado una vez al año y que cada tercer año había un diezmo adicional que los judíos tenía que entregar (observe que su deber contributivo no era 10% sino un minimo de 13.3%); (4) que el diezmo nunca era pagado en dinero sino en productos que se podían almacenar y (5) por último, el diezmo nunca era voluntario sino obligatorio.

    B. La mención del diezmo por Jesucristo en Mateo 23:23 fue para descubrir la hipocresía de los escribas y fariseos, esto es, judíos que todavía vivían bajo la ley y estaban obligados a diezmar. Pues la ley del Diezmo del Antiguo Testamento fue quitada cuando Cristo murió en la cruz y no antes (Efe. 2:14-16; Col. 2:14). Su Nuevo Testamento no tenía validez mientras Cristo estaba vivo, sino que entró en vigor cuando derramó su sangre en la cruz (Heb. 9:15-17).

    C. Algunos tuercen Hebreos 7:8 para hacer ver que los "hombres mortales" son los ministros de Cristo que reciben diezmos o que el "pero allí" se refiere a Cristo ("allí=en el cielo) que hoy recibe diezmos. Cuando uno estudia el contexto, es obvio que nada tiene que ver los diezmos para ministros o para Cristo. Los versos 5 y 9 dicen que los que tienen mandamiento para tomar (o recibir) los diezmos son los hijos de Leví. Estos son los "hombres mortales del versículo 8, no los ministros cristianos. El "pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive" se refiere, no a Cristo, sino a Melquisedec que, según el versículo 3, no tiene fin de vida. Por lo tanto, nada tiene que ver el texto con diezmos "cristianos" sino la superioridad del sacerdocio de Melquisedec al sacerdocio de la ley.

    D. La ley del diezmo era inferior y débil (Heb. 7:18) y la institución del Nuevo Pacto con su ofrenda voluntaria anuló el diezmo y lo destinó a desaparecer (Heb. 8:13; 10:9). ¿Por qué resucitar una ley inferior que Cristo murió para quitar?

    E. Si un hermano insiste en ofrendar la décima parte de sus ingresos, debe considerar lo siguiente: si está desempleado, con hijos y otras responsabilidades económicas fuertes, puede que el diezmo sea mucho; como puede que sea muy poco si tiene un buen empleo, poca responsabilidad económica y que la iglesia está pasando por una gran necesidad. El diezmo es realmente obsoleto y contrario a la religión de corazón. No es cuestión de cumplir con un porcentaje sino de cumplir con la necesidad.
    F. El sistema de Cristo es "Cada uno dé como propuso en su corazón" (2 Cor. 9:7). ¿Cómo podemos explicar la voluntad de los primeros cristianos para hasta VENDER sus propiedades para cubrir las necesidades económicas de la obra? (Hech. 2:4-5). No tenían que hacerlo. En la era cristiana el Espíritu Santo gobierna el corazón; se practica el amor fraternal y el mezquino no es aceptable en el glorioso reino de Jesucristo.

    II. SALIR A PEDIR

    A. Los religiosos en los semáforos actúan como si Cristo hubiera dicho: "Id por todo el mundo y pedid dinero, mucho dinero", pero Cristo no los mandó. No existe mandato, ni ejemplo apostólico ni información alguna que apoya esta práctica. Cuando Pablo llegó a Corinto y tenía necesidad, buscó trabajo (Hech. 18:2-3). Mendigar era y es una práctica indigna para los nobles y distinguidos embajadores de Cristo. No es posible imaginar a Cristo con una lata pidiendo a irreligiosos. No importa que el fin sea muy noble y merecedor, no justifica estos medios vergonzosos. La iglesia es, en figura, la esposa de Cristo y El no quiere su esposa mendigando por el barrio.

    B. No le toca al mundo sostener la obra del Señor sino a la iglesia, que es "columna y baluarte de la verdad" (1 Tim. 3:15).

    III. COMERCIAR

    A. Para levantar fondos, algunos ministros compran mercancías y luego transportan a los jóvenes de la iglesia para venderlas. Otros piden ropa por el barrio para luego venderla en unas mesas en la plaza. Otros entienden que la voz que Dios les dio para alabarle se le puede utilizar para vender taquillas a conciertos o vender grabaciones para escucharlos alabar a Dios.

    B. El Nuevo Testamento censura de manera enfática estas prácticas. Si Cristo sacó de los terrenos del templo judío aquellos que vendían animales para el sacrificio y los tildó de ladrones (Mat. 21:12-13), ¿cómo podemos permitir que unos ministros sin escrúpulos convierta a la iglesia en una empresa capitalista? Pedro condenó la mercadería porque el amor de hermano y el interés en el dinero son incompatibles (2 Ped. 2:3). La iglesia no es un negocio. No vende oraciones ni misas ni bodas. No vende libros, ni siquiera Biblias. No vende revistas, grabaciones, ni discos. No celebra campañas disfrazadas de predicación para pedir dinero. La iglesia del Señor es gloriosa y el amor entre sus hermanos es puro y desinterezado. Por lo tanto, es necesario hacer todo lo posible para conservar esta comunion espiritual.


    _________________
    Solo un buen siervo esta dispuesto a servir siempre.

      Fecha y hora actual: Lun 24 Sep 2018 - 6:46